Joseph Blatter reconoció que el escándalo de sobornos, que involucra a dos prominentes dirigentes de la FIFA, ha mancillado enormente al futbol y rechazó que exista una crisis.

Blatter salió a hablar en otro día turbulento para la organización regente del futbol mundial, en la que trascendió que el número dos de la FIFA dio a entender que Qatar compró votos para obtener la sede de la Copa del Mundo 2022.

Claramente ofuscado, Blatter deploró la suspensión cautelar de Mohamed bin Hammam­ y Jack Warner, ordenada por la Comisión de Ética de la FIFA tras las denuncias de que dirigentes de la Unión Caribeña de Futbol recibieron 40,000 dólares por cabeza para respaldar la candidatura de Bin Hammam por la Presidencia de la FIFA.

El escándalo se agudizó al extenderse a la votación del pasado diciembre en la que Qatar, el país natal de Bin Hamman, compró votos.

¿Crisis?, ¿Qué crisis? El futbol no está en crisis , aseveró Blatter en una rueda de prensa, que a ratos subió de tono con los cruces verbales entre el dirigente suizo y los periodistas. No estamos en crisis. Tenemos unas cuantas dificultades y ésas serán resueltas ... y serán resueltas en el seno de esta familia .

Valcke confirmó haber enviado un correo electrónico a Warner sobre una supuesta compra de votos para conseguir la sede mundialista.

En cuanto a Bin Hammam, nunca entendí por qué se postuló , le dice Valcke a Warner en el correo. Piensa que se puede comprar a la FIFA como compraron la Copa del Mundo .