El estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut ingresaron al libro de récords al disputar ayer en el Grand Slam de Wimbledon el partido de tenis más largo de la historia.

Ambos jugadores estaban igualados 59-59 en el quinto set de su partido de primera ronda, que se detuvo el martes después del cuarto set, y lucharon por 10 horas en la cancha 18 hasta que la luz natural impidió que el encuentro continuara.

Ninguno de los jugadores había perdido su saque en el quinto set, que se acercaba a las cinco horas; aunque Mahut, 148 del mundo, de 28 años, y ganador de Wimbledon en juveniles en el 2000, había salvado puntos de partido cuando servía en el 32-33.

Isner y Mahut se enfrentaron por 10 horas, siete minutos y siete segundos de juego hasta que se suspendió por falta de luz, con el marcador de 4-6, 6-3, 7-6 y 6-7.

El quinto set superó las siete horas, Isner conectó 98 saques perfectos y ganó 333 puntos; mientras que Mahut disparó 94 aces y 318 puntos.

El duelo, que se reanudará hoy, rompe con todo tipo de registros, se han jugado más de 840 puntos y se han concretado más de 180 aces.

El récord anterior era de seis horas y 33 minutos, se estableció cuando el francés Fabrice Santoro venció a su compatriota Arnaud Clement en el Abierto de Francia en el 2004.

Mahut se clasificó para el torneo este año tras ganar dos partidos de las rondas previas, uno de ellos en el quinto set por 24-22 frente al británico Alex Bogdanovich.

Por su parte, el tenista mexicano Santiago González y el estadounidense Travis Rettenmaier avanzaron a la segunda ronda del dobles, luego de vencer a los italianos Potito Starace y Daniele Bracciali por 6-4, 3-6, 7-6 (5) y 6-1.

En tanto, el suizo Roger Federer derrotó al serbio Ilija Bozoljac en cuatro set. También ganaron Andy Roddick y el serbio Novak Djokovic.

En damas, avanzaron las belgas Justine Henin y Kim Clijsters y la estadounidense Venus Williams.