La popularidad del álbum se ha expandido conforme se acerca la inauguración del Mundial de Rusia, el 14 de junio, a pesar de que los precios de los auto adhesivos prácticamente se duplicaron en algunos países, incluido Brasil. Eso generó algunas quejas en la nación sudamericana que está en crisis desde hace tres años y donde muchos habitantes se encuentran en pobreza extrema.

Sin embargo, no tardaron en venderse la mayoría de los 7 millones de álbumes que ingresaron al mercado.

Panini, la compañía italiana de objetos coleccionables que publica los álbumes, se negó a decir cuán redituable son, pero en 2016 la empresa registró ganancias por 743 millones de dólares (631 millones de euros), al vender productos en más de 120 países. Brasil es el mayor mercado para los álbumes, seguido de Estados Unidos y su importante población hispana. Inglaterra se ubica en el tercer lugar.

El atractivo de los álbumes es similar a las tarjetas de béisbol o Pokémon — que desafían a los aficionados a completar la colección. Cada álbum contiene lugar para 681 auto adhesivos con imágenes de estadios, jugadores, ciudades sede y las calcomanías se venden en sobres de seis.

Los días antes de que inicie el torneo son cruciales para los coleccionistas.

Panini espera también que una versión móvil digital del producto en papel genere atractivo, como Pokémon y otros títulos que han logrado popularidad en múltiples formatos.

La app del álbum de Panini fue descargada más de 1.5 millones de veces, presentando nuevas formas para que los usuarios obtengan los cromos.

El uso generalizado podría disuadir a los adultos que actualmente intentan inculcarles el pasatiempo a sus hijos.

“No puedo vender mis calcomanías (en la app). Las personas quieren papel”, dijo el vendedor Renato Cháves, quien aparcó una vagoneta para vender más de 4.000 auto adhesivos a las afueras del centro de entrenamiento de la selección brasileña en Teresópolis.