No sé si esté para el partido del domingo, me estoy adaptando a la altura y estamos haciendo todo lo posible para ser tomados en cuenta , expresó Víctor Montaño, apenas un par de días después de haber llegado a Toluca como refuerzo para el Torneo Clausura 2015.

El delantero colombiano se incorporó al equipo escarlata cuando ya se habían disputado dos jornadas de aquel torneo, pero, cuando por fin tuvo actividad, una lesión lo alejó de las canchas hasta postergar su debut en la Liga MX, incluso casi la mitad del certamen.

Estoy muy contento de descubrir un nuevo torneo , agregó el futbolista en su presentación; aunque, para ser sinceros: ¿Qué tanto puedes conocer una Liga en donde sólo jugaste ocho partidos?

Los refuerzos tardíos de la Liga MX no siempre cumplen las expectativas de los clubes. Son jugadores que llegaron cuando ya inició el torneo en cuestión, con algunas jornadas ya disputadas, y por lo regular durante el receso de mitad de temporada, es decir, en los torneos de Clausura.

En los últimos tres torneos que cierran la temporada futbolística la suma de refuerzos que llegaron ya iniciado el certamen son 29 jugadores; de ese total, tan sólo para el Clausura 2017, ya van 12 futbolistas, con la opción de que aumente la cifra, debido a que los clubes pueden registrar refuerzos hasta el 31 de enero. Se contratan muchos jugadores por negocio, el filtro para los extranjeros no es el correcto, muchos de ellos terminan en la banca , opina Fabián Estay, exfutbolista que jugó en Toluca, América y Atlante.

Según cifras de El Economista, los refuerzos tardíos se pierden 2.5 jornadas en promedio, aunque existen casos dramáticos, como Víctor Montaño, que tardó siete jornadas en debutar con Toluca.

Entre las razones que encuentra el ahora comentarista de Fox Sports para cuestionar a los refuerzos tardíos está la calidad de los jugadores, su participación más reciente en los clubes de donde proceden y la habilidad para adaptarse a su nueva Liga.

Por ejemplo: Víctor Montaño jugó 455 minutos aquel torneo, no anotó goles y se pasó ocho partidos sin jugar, debido a cuestiones físicas o decisiones técnicas. El colombiano dejó el futbol mexicano al finalizar el certamen.

Para el presente Clausura 2017 suman 12 los refuerzos que llegaron cuando la actividad de la Liga ya había comenzado. Entre los jugadores destacan Cecilio Domínguez (América), Martín Cauteruccio (Cruz Azul), Aldo Polo (Monarcas) y Marcelo Estigarribia (Chiapas), todos con participación importante con sus antiguos clubes en la primera parte de la temporada 2016-2017.

El delantero paraguayo que jugará con América anotó 20 goles en 2,177 minutos, y, aunque ya pasaron tres jornadas del torneo, se espera que debute en el partido ante Veracruz.

Sin embargo, no todos vienen con actividad regular, como son los casos de Claudio Pérez (108 minutos) y Pablo Cáceres (628), con Puebla; Gastón Lezcano (405), con Morelia, y la última incorporación a la Liga MX, Jorge Ortiz (372), que llegó a Tijuana. Estos jugadores, además de llegar cuando ya inició el torneo, lo hicieron con poco ritmo.

Hoy se contrata más por hacer negocio, no por necesidad, eso le quitará espacio a los jugadores mexicanos. Ya se transformó más en negocio que en querer proyectar a tus jugadores, a tú patrimonio, que son las fuerzas básicas , agregó Fabián Estay.

A veces, los clubes contratan jugadores, pasan aquí un año, juegan dos o tres partidos y luego se van, se está transformando en un círculo vicioso , señala el comentarista.

La regla 10/8 permite hasta una decena de futbolistas extranjeros por equipo. Jugadores como Franco Torgnascioli, Juan David Pérez, Ignacio Canuto y el mismo Víctor Montaño tuvieron un paso efímero por la Liga MX y se fueron de México después de un torneo.

eduardo.hernandez@eleconomista.mx