Real Madrid y Barcelona han invertido, de manera conjunta, 1, 059 millones de euros en la adquisición de todos los jugadores que esta campaña militan en sus filas, un montante que supera al desembolso asumido por siete clubes: Atlético, Valencia, Sevilla, Villarreal, Athletic, Betis y Real Sociedad

Con un coste de 592 millones de euros, el Barcelona posee esta temporada la plantilla más cara de la Liga Española.

Real Madrid y Barcelona aglutinan el 44.5% del gasto en futbolistas de Primera. Una realidad que no obstante se replica en otros aspectos, como ocurre en materia de ingresos, puesto que en el último informe económico de LaLiga, correspondiente a la campaña 2016-17, ya se desvelaba que el poderío económico de culés y merengues representa el 39% de los 3.662 millones que obtuvieron todos los conjuntos.

Sólo el Barça ha destinado cerca de 592 millones de euros para armar la plantilla que hoy compite por los estadios de toda Europa, convirtiéndose así en la más costosa de este curso. Un hito que alcanza en parte gracias a la salida de Neymar al Paris Saint-Germain por 222 millones de euros, puesto que su marcha propició importantes inversiones en tres futbolistas que todavía hoy continúan en el grupo. Son las del lateral derecho Nélson Semedo (30.6 millones de euros) y, sobre todo, las de los extremos Ousmane Dembélé (115 millones) y Philippe Coutinho (130 millones).

El conjunto dirigido por Ernesto Valverde logra también la inversión media por jugador más elevada de Primera con 25.7 millones de euros, una cifra que sería menos llamativa de no ser por la alta presencia de canteranos en el primer equipo.

Los futbolistas que un día formaron parte del filial, como Busquets, Sergi Roberto, y por supuesto, Leo Messi, suponen el 30% de la plantilla actual del Barça y provocan además que la escuadra catalana se revalorice más allá de sus fichajes.

El Real Madrid se ha visto afectado por la pujanza de otros clubes más modestos, aunque ninguno de ellos está cerca de los 466.5 millones que los blancos han invertido en su plantilla de esta temporada. El 29.5% de ese gasto se produjo en la campaña 2013-14, la misma que vio llegar a Gareth Bale del Tottenham por una cantidad superior a los 100 millones de euros, así como a Isco (30 millones) y a Carvajal (6.5 millones).

Una de las claves de los éxitos recientes del club, que acumula tres Champions consecutivas, se encuentra en una base de jugadores que permanece en el equipo desde hace al menos seis temporadas. Marcelo, que llegó a Madrid en el invierno de 2006 a cambio de 6.5 millones de euros, y también de Sergio Ramos (27 millones), Benzema (35 millones) o Varane (10 millones), cuyos valores de mercado se encuentran por encima de las cantidades que un día se pagaron por ellos. De esta forma, el conjunto ahora comandado por Santiago Solari logra que el 44% de sus futbolistas permanezcan en su plantilla desde hace al menos cuatro temporadas.

Pese a que el rendimiento es uno de los factores que determinan el valor de mercado de un club, en la Liga española se observa que aquellos equipos con mayor gasto en fichajes poseen una mejor tasación. Ocurre así con Real Madrid y Barcelona, los mejor valorados con 1,026 y 1,230 millones de euros respectivamente.

abr