Real Madrid no desaprovechó su ocasión de reforzar su candidatura a ganar la Liga española y venció 1-0 en cancha de Espanyol, para ponerse a una victoria de distancia de Barcelona y Atlético de Madrid, al término de la primera vuelta del torneo ibérico.

Azulgranas y colchoneros empataron 0-0 en su esperado cruce del sábado y siguen al frente de la clasificación, con 50 puntos cada uno, pero la diferencia de goles es favorable a Barsa.

El reparto de puntos no lo despreció el Madrid un día después, hilvanando su novena fecha invicto y tercera victoria seguida, para acumular 47 unidades o lo que es lo mismo: rebajar su desventaja respecto de los colíderes, a un partido.

El central Pepe decantó la balanza del lado madridista, a los 55 minutos, y el equipo que dirige el mexicano Javier Aguirre, que lo vio desde la grada por sanción, se quedó sin capacidad de reacción y clasificado provisionalmente en el undécimo puesto.

Como cuando propinó su única derrota a Atlético por la novena fecha, Espanyol salió ordenado y aplicado, retando al Madrid junto atrás, mordedor en la trinchera del mediocampo y valiente arriba con el colombiano Jhon Córdoba, en constante pelea con la zaga visitante.

La arrancada blanquiazul fue notable y registró una primorosa ocasión de gol para el uruguayo Christian Stuani, quien cabeceó fuera a pocos metros del arco defendido por Diego López. Se revelaría un espejismo.

Madrid contrarrestó con una majestuosa maniobra de Karim Benzema y pésimo remate de un desafortunado Cristiano Ronaldo, a los que respondió Córdoba con otra aventura individual, no mejor finalizada.

Escocido por el fallo, Cristiano asumió entonces mayor protagonismo ofensivo, probando a Kiko Casilla en un disparo lejano y tiro libre directo, mientras Espanyol pagaba su esfuerzo físico y respiró hondo dos veces, en un mal cruce del argentino Ángel Di María, en claro contragolpe merengue y con el silbato que anunció la tregua del descanso.

Los visitantes no dieron opción al equipo de Aguirre en la reanudación, tomando la iniciativa y jugando en cancha contraria con paciencia y precisión, masticando el partido, evitando las contras de Córdoba y finalmente, cobrando ventaja en cabezazo picado, potente y cómodo de Pepe, a balón parado.

El segundo lo tuvo Cristiano, en mano a mano con Casilla, pero cruzó en exceso con la diestra; aunque Espanyol, desfondado y sin ideas, apenas inquietó el arco de López y Madrid administró su ventaja sin excesivo sufrimiento, incluso permitiéndose otro error clamoroso de Cristiano, quien el lunes podría ser premiado con su segundo Balón de Oro.

A primera hora, Rayo Vallecano tomó aire en la zona caliente con su victoria por 1-0 en cancha del vecino Getafe.

El equipo franjirojo, el más goleado del campeonato, mantuvo su arco invicto por segundo partido seguido, ganó por primera vez en seis fechas y consiguió su cuarto punto de las últimas 18 unidades en disputa para acumular 16, cifra que no le permite abandonar todavía los puestos del descenso.

Alberto Bueno marcó a los 29 minutos el gol de la victoria de Rayo, penúltimo y siempre vencedor sobre Getafe en la primera división, pues ha ganado sus cinco enfrentamientos directos hasta la fecha.

Pese a su cuarta derrota seguida, el cuadro azulón se mantiene provisionalmente en el décimo lugar, con 23 unidades, en la fecha 19.

En el primer cruce de la tarde, el colista Betis agravó su situación al perder 2-1 de local ante Osasuna, su doceava fecha sin saborear la victoria.

En otros resultados de la jornada dominical: Granada 4-0 Valladolid, Bilbao 6-1 Almería, Celta 2-1 Valencia, Elche 1-1 Sevilla.