México no pudo quebrar el maleficio que le impide ganar un juego inaugural de un Mundial de fútbol, y con un angustioso empate 1-1 este viernes en Johannesburgo ante Sudáfrica salvó el trámite en el arranque del Grupo A de la fiesta futbolística 2010.

Los Bafana Bafana se adelantaron en el marcador en el minuto 55 por medio de Siphiwe Tshabalala, pero Rafael Márquez logró empatar en el 79.

Ante 84.490 espectadores en el estadio Soccer City de Johannesburgo, mexicanos y sudafricanos sumaron un punto per cápita en la llave, que también incluye a Francia y Uruguay, quienes jugarán más tarde (18h30 GMT) en el estadio Green Point, de Ciudad del Cabo.

Al encuentro no pudo asistir el legendario líder Nelson Mandela, debido al fallecimiento de una bisnieta en accidente de carretera.

México, que tiene ahora un balance de tres derrotas y dos empates en los cinco partidos inaugurales que ha jugado, se puede dar por satisfecho con este agónico 1-1.

Los sudafricanos demostraron un orden táctico y una velocidad terrible, y de seguro darán más de un dolor de cabeza a Uruguay y Francia.

En Tri estuvo a punto de estrenar el marcador a los 38 minutos, pero sus casi 15.000 fieles seguidores que se agrupaban en la tribuna superior del ala norte del estadio congelaron en su garganta el grito de gol, cuando el árbitro uzbeco Ravshan Irmatov anuló por fuera de juego un gol de Giovani dos Santos.

El delantero del Galatasaray de Turquía trató de aprovechar un saque de esquina para sorprender al portero Itumeleng Khune, pero como éste había salido a tapar y sólo quedaba un hombre sudafricano en la última línea, el oficial Irmatov decretó el fuera de juego automático.

Fue una primera mitad bastante animada, con México controlando más tiempo el balón y llegando con frecuencia pero sin tino a la cabaña africana, mientras las 'Gacelas Negras' locales mostraron varios destellos en contragolpes rápidos en bloque, bien despejados por la zaga azteca.

Sudáfrica salió con más energía en la segunda mitad y a los 10 minutos del complementario ya había marcado el primer gol del Mundial, firmado por el botín derecho del volante Tshabalala.

Luego de que México perdiera el balón en el medio campo por un descuido, Tshabalala desbordó por banda izquierda y enfiló raudo hacia el arco, batiendo al 'Conejo' Pérez con un misil cruzado, que le dejó sentado en la grama.

Un minuto después, Aguirre buscó poner orden en su desconcertado equipo, y sacó a Paul Aguilar para llamar al 'Principito' Andrés Guardado.

Los Bafana Bafana parece tomaron un energizante de cola de melena de león en los vestidores, pues siguieron desplegando una velocidad impresionante para ganar las espaldas a los defensa mexicanos, y llevar más de un susto a la puerta del 'Conejo' Pérez.

Aguirre realizó varios cambios en esa segunda mitad, ingresando al veterano Cuauthémoc Blanco, quien originó la jugada del empate.

Las tornas se habían virado y ahora era Sudáfrica la que llevaba la mano del partido, pero cuando más desequilibrado parecía el Tri, Blanco cobró un corner que permitió a Guardado meter el centro sobre el que Rafa Márquez pateó de pierna derecha para equilibrar el marcador con el ansiado 1-1.

En las gradas volaron los sombreros mexicanos, y las vuvuzelas sonaron más fuerte que nunca para acallar el grito de gol azteca.

En el 89, Ktlego 'El Killer' Mphela hizo buena su palabra de ganar las espaldas a la defensa azteca, y en rápido desborde lanzó un remate que se estrelló contra la parte inferior del poste derecho. México se había salvado por los pelos.

Los tres minutos agregados fueron angustiosos para la tropa de Aguirre, que se las vio y se las deseó para frenar los zarpazos finales de los Bafana Bafana.