Los jugadores que enfrenten insultos de índole racial durante un partido no deberían abandonar la cancha como lo hicieron los jugadores de Milán la semana pasada, declaró el presidente de la FIFA, Joseph Blatter.

El volante ghanés Kevin Prince Boateng encabezó a los jugadores de Milán el jueves durante un partido amistoso ante Pro Patria, de la cuarta división, que debió cancelarse a raíz de que un grupo de espectadores comenzó a corear cánticos racistas.

¿Abandonar? No creo que esa sea la solución... No creo que uno pueda salir porque, con el tiempo, uno puede abandonar un partido si se está perdiendo , dijo Blatter citado por el diario The National de Abu Dhabi en su edición de ayer.

Enfatizando que debería haber cero tolerancia al racismo en el estadio , Blatter exhortó a las autoridades locales del futbol a imponer severas sanciones, como descontar puntos a equipos.

Blatter agregó que la Federación italiana aún no ha entregado a la FIFA un reporte sobre el incidente del jueves.

Después de recibir varios insultos durante el juego amistoso, Boateng pateó el balón, disgustado, hacia una zona donde había espectadores. Acto seguido, se quitó la camiseta y abandonó la cancha junto con sus compañeros.

Otros futbolistas del equipo, como Urby Emanuelson, Sulley Muntari y M’Baye Niang, fueron también objeto de los cánticos.

El fiscal en el poblado septentrional de Busto Arsizio podría buscar que se interpongan cargos de incitación al odio racial en contra de los seguidores de Pro Patria que insultaron a los futbolistas negros de Milán.

Un espectador de 20 años fue citado por la policía, luego de que reconociera su participación en el incidente. La policía analizaba imágenes en video para identificar a otra decena de participantes.