Los New York Giants dieron de baja hace un año a Víctor Cruz y ocasionó que el receptor abierto se cuestionara sobre lo que estaba haciendo mal. Después fue contratado por los Chicago Bears y lo liberaron tres meses después.

El jugador compartió que en el momento que quedó fuera de los Giants fue uno de sus peores en la NFL, “nunca me habían quitado de un equipo, ni de una organización, de nada. Que me cortaran de los Giants fue un sentimiento diferente, no sabía cómo sentirme al respecto, pero los fans y la gente me apoyaron”.

Victor disputó siete temporadas con la organización de los New York Giants donde acumuló 303 recepciones para 4,549 yardas y 25 touchdowns.

“Estuve enojado y no quería ver futbol americano. Después comencé a trabajar con NFL Networks y tuve que ver futbol. Me encanta, es mi pasión. Este año fue diferente no estar ahí, no estar jugando”, compartió el jugador durante su participación en el Advertising Week Latinoamérica y añadió que entre sus planes están el continuar jugando futbol americano.

Cabe señalar que el receptor se sometió una cirugía en octubre del 2014 y fue baja esa temporada y la del 2015. Entre los mejores momentos que pasó en la NFL mencionó su debut y el ganar el Super Bowl del 2012.

“Estoy utilizando todo este tiempo y espacio para enfocarme en lo que quiero hacer realmente, quiero enfocarme en la filantropía, enfocarme en los niños de mi fundación, en la moda. Y continuar siendo un modelo positivo. Quiero que los niños me vean y digan quiero ser como él, incluso si no estoy jugando americano”, compartió el jugador de 31 años.

Entre sus próximos planes se encuentra hacer colaboraciones en alta moda. “Estoy tratando de hacer muchas cosas para ver qué me gusta, cuál va a ser mi nicho y seguir avanzando”.