Néstor es el gerente del despacho con más auditorías en México, el de la Selección Nacional. De la Torre, director de los representativos nacionales, es quien coordina toda la logística deportiva y administrativa de cara a Sudáfrica 2010.

Hoteles, convocatoria de jugadores, planeación de los partidos y viajes, todo corre a cargo de él. El expresidente de Chivas aplica el modelo que llevó al éxito al equipo tapatío y que ahora busca crear un legado entre las selecciones, una primera prueba es la Copa del Mundo.

El objetivo es claro. Néstor más allá de hablar de quintos partidos o alguna posición en el Mundial, prefiere hablar de objetivos que cimienten el futuro.

La intención es tratar de llegar al grupo de élite. Ahí donde siempre están Brasil, Argentina, Italia y Alemania .

De la Torre palomea el discurso triunfalista de los jugadores cuando advierten de sueños de campeonar en África. No veo mal que haya ilusiones, pero ésas hay que trabajarlas, que haya esfuerzo, con planeación.

Para que haya un cambio primero hay que creerlo , advierte.

En parámetros estadísticos reales, ¿hasta dónde llegará México al Mundial?

Queremos estar en el grupo importante en el que puede considerarse que aspiran a quedar campeones. Estar entre los ocho mejores. Buscamos que la Selección tenga un estilo definido, con la capacidad de enfrentarse en cualquier equipo y en cualquier escenario.

Se ha hablado mucho de cuartos de final

Lo que te estoy diciendo es que hay grupos que cada cuatro años son aspirantes, Mundial tras Mundial siempre están en la pelea y al menos un equipo de ese grupo o quizás más están entre los cuatro primeros lugares.

Hay conjuntos que tradicionalmente como Italia, Argentina, Alemania, son equipos que forman un grupito que siempre están peleando por el título.

Todos los ponen como candidatos y es justo ahí donde queremos estar.

¿Cuál es el perfil del futbolista mexicano que va a Sudáfrica?

Lo primero es que es un grupo comprometido. El equipo necesita un plantel que sepa lo que quiere y la primera instancia es creer y todos están en este canal. Buscamos que los futbolistas tengan conciencia lo que representa estar en el Mundial, que encabezan no sólo a un gremio, sino a tantos millones de mexicanos que depositan su fe en ellos.

Están en la élite donde sólo se ubicarán a los mejores 1,200 jugadores de todo el mundo. Lo más importante es que tengan ese deseo de querer un poco más, que quieren día a día un poquito. La filosofía es ¿en qué podemos mejorar hoy?

Los medios, la publicidad y patrocinadores han creado altas expectativas a la afición. ¿La Selección se mira con todas esas expectativas?

Cualquier evento importante genera cierta tensión y hay que saberla encaminar. Hay que hacerlo a cosas positivas.

Si quieres ser futbolista, primero hay que parecerse, hay que vestirse, hay que trabajarlo, comer como futbolista, comportarse como futbolista.

Si no estás convencido de lo que quieres hacer, seguramente será muy difícil que lo logres.

Los convencimientos no son de palabra, son de trabajo previo. Un buen papel no se hace sólo con decirlo, sino que se respalda con preparación. Es mayor presión no tener convicción.

¿La preparación alcanza para soñar tan alto?

Éste es un trabajo de un año, hay que poner diferencia entre lo que es urgente y es importante.

Importante es que tenemos que estructurar a la Selección y tener un formato de valores, para tener una identidad muy clara. No importa el jugador, el entrenador o el director de Selecciones nacionales que esté, debe existir uniformidad.

En ese sentido creo que debemos estar satisfechos con lo que logremos. Obviamente hay ciertos objetivos que debemos cumplir, pero no dudo que lo conseguiremos. Esta preparación alcanzará en la medida que se conjunten otros factores que existen dentro del futbol.

¿Cuáles son los modelos que se adaptan al futbol mexicano?

Sigo pensando en modelos que puedan adaptarse a nuestro futbol. En sistemas que estaban en vías de desarrollo y de repente llegó un cambió muy importante. Holanda empezó a trabajar con un mismo estilo y generó una camada de jugadores impresionante: Van Basten, Gullit, Robben.

En Francia, Michel Hidalgo, hacen métodos diferentes y empiezan a salir jugadores y empiezan a conformarse como protagonistas. En España quitaron un poco lo de la Furia Roja, que todos luchamos y todos peleamos; y ahora los jugadores son de talla corta y excelentes futbolistas, se preocupan por jugar más que poner garra.

México es prototipo similar a esos países y necesitamos un cambio para pertenecer a ese grupo élite de equipos.

¿Cómo es la gestión de la Selección comparado con una empresa?

El futbol es una empresa y todos estamos claros que necesitas en la Selección una estructura como empresa. Pero aquí hay algo muy especial, los resultados dependen de un estado físico anímico de las personas, de un grupo de jugadores. Juegas con la pasión, en las empresas las decisiones pueden ser de máquinas, y aquí es mucho de persona de trato.