Si eres aprensivo, seguro que en el Estadio Kassam la pasarías bastante bien porque puedes cuidar el auto con tus ojos. Si eres un cazador de souvenirs, seguro tendrías una sonrisa porque basta con estar atento en la zona de estacionamiento y esperar a que a algún jugador se le ocurra disparar con tal fuerza que el balón abandone el estadio y después quizá tengas que correr.

Aquí es Oxford, sí, donde está una de las universidades más prestigiosas del mundo y también aquí juega el Oxford United, un equipo de la cuarta división inglesa, la última categoría profesional del balompié inglés. El futbol tampoco es que sea lo más importante en la ciudad. En promedio, apenas ocupan medio estadio cuando este equipo de color amarillo que mira allí reunido juega de local.

Pero ayer era una ocasión especial. No todos los días llega a casa alguien de la realeza. El Swansea lo es porque juega en la división más rica del planeta Premier League , tiene estrellas que no miran cotidianamente; es importante porque se juega el torneo más prestigioso de Gran Bretaña (FA Cup) y porque además existe una remota posibilidad, mínima, improbable: ganar.

El equipo está plagado de jugadores que fueron desechados de canteras de la Premier y muchos tratan de sobrevivir en el futbol profesional. Otros llegan de tierras lejanas, como AJ George, que desembarcó de Antigua y Barbuda, y alguno más de Liechtenstein, uno de los países más pequeños de Europa.

Está por comenzar el partido y los de amarillo no lo saben, nadie de los que mira en la estampa lo sabe, pero hoy están entre los 32 mejores de la Copa de Inglaterra. Nadie tiene idea de lo que en dos horas ocurrirá: un giant killing (un equipo pequeño derrota a un poderoso).

En Oxford, donde los balones hay que recogerlos fuera del estadio, donde un balonazo puede dañar el parabrisas de tu auto, donde hay muchos exiliados del futbol, tendrá una tarde sensacional. Ganarán. Pero ¿no le entra la curiosidad de qué dirán en esta reunión?: ¿Vamos a ganar?, ¿nosotros podemos? .

¿Qué debes tener en el alma para pensar que puedes ganar a un imposible?...