Al término del partido en el que Pumas perdió frente a Puebla 2-0, los puños cerrados y la mirada al suelo del estratega Guillermo Vázquez Jr. reflejaron la frustración del club universitario, su peor inicio de temporada tras seis fechas desde el Apertura 2009, donde sólo llevaban tres puntos de 18 posibles, para el Clausura 2012 apenas tienen cinco unidades y no ganan desde la fecha dos, cuando derrotaron a Morelia 3-0 en casa.

El aplomo siempre es una constante en el timonel universitario, pero ayer ni siquiera él evitó el desconcierto: Soy responsable y como tal tengo que reconocer que hoy jugamos mal, es mi culpa, no sólo algunos jugadores estuvieron por debajo de su nivel, todo el equipo estuvo así y me hago responsable , dijo Vázquez con largos silencios entre cada palabra.

Mientras que Juan Carlos Osorio, técnico de Puebla, no pudo resistir a sus instintos y pese a los problemas económicos y administrativos que aquejan a su equipo, terminó el partido con una sonrisa burlona como resultado de tres choques consecutivos sin derrota.

Y es que las estadísticas no estaban en su favor. Las posibilidades de que el conjunto poblano ganara eran de 16%, si se toma en cuenta los resultados que han obtenido en los 75 partidos disputados entre ambos equipos.

Un error defensivo de Pumas permitió que el delantero Luis Ángel Landín pudiera definir sin problemas con su pierna zurda a cinco minutos de iniciar el encuentro.

Ésa fue la primera alarma para el estratega universitario de que su conjunto no se sentía cómodo con su nueva formación; sin David Cabrera en la alineación titular y con Javier Cortés actuando como un sonámbulo en la lateral sin cruzar la media cancha.

Fue en el segundo tiempo en el que, para molestia de los aficionados auriazules, los dirigidos por Guillermo Vázquez Jr. darían una ventaja más: el defensa Marco Antonio Palacios saldría expulsado por doble amarilla.

La entrada del mediocampista DaMarcus Beasley reforzó la muestra de que Osorio no se conformaría con la ventaja de 1-0 y, a pocos minutos de su ingreso, el estadounidense dio un pase que Luis García terminó transformando en gol.

Más tarde, la directiva universitaria anunció que no habría descanso para el club y que hoy comenzaría con el trabajo de preparación de cara al siguiente encuentro frente a Cruz Azul, lo cual fue una muestra más de la molestia de Guillermo Vázquez Jr. por igualar el mal inicio de temporada que no había tenido Pumas en los últimos tres años.

[email protected]