Son más de 90 partidos, dos finales disputadas que se han repartido una para cada bando y eliminaciones en la Liguilla, las que han hecho que la rivalidad entre Pumas y Cruz Azul se acerque a la de un clásico. El fin de semana los conjuntos capitalinos chocarán de nuevo y aunque los celestes se encuentran en una mejor posición en la tabla de posiciones, tienen casi cuatro años sin vencer a los felinos en su casa.

Aunque en sus 93 partidos históricos, Cruz Azul tiene una ventaja con 38 juegos ganados por 27 de los universitarios y han igualado en 28 ocasiones, en los últimos tiempos el conjunto que dirige Guillermo Vázquez Jr. le ha tomado la medida a los celestes en el estadio Azul.

El ocho de abril de 2008 fue la última vez que la afición celeste pudo celebrar un triunfo de su equipo ante los felinos en su casa. Después han sufrido tres derrotas y han empatado en dos ocasiones con el conjunto del Pedregal.

Además los pupilos de Enrique Meza tienen en la memoria las eliminaciones en la liguilla que los felinos les han propagado en los últimos años. La temporada 1994-95, cuando los torneos aún se disputaban a dos vueltas, fue la última campaña que los celestes derrotaron a los Pumas en una Liguilla. Después las eliminaciones llegaron una tras otra

La más reciente fue en los cuartos de final del Apertura 2010 con un global de 5-3; antes en las semifinales del Clausura 04, los cuartos de final del Apertura 02 y en los cuartos del Invierno 98 los universitarios también dejaron en el camino a los cruzazulinos.

IDEOLOGÍAS ADVERSAS

El enfrentamiento pondrá en la cancha a dos filosofías diferentes de ver el futbol.

Cruz Azul es reconocido por sus contrataciones y grandes fichajes. Sus seis extranjeros y el valor de su nómina por 33.2 millones de euros que la ubican como la cuarta más poderosa de México, son muestra de ello.

Mientras que los felinos en su afán por recobrar su esencia y apoyar a la cantera, han dejado de lado las contrataciones ostentosas. Su plantilla, que sólo cuenta con Martín Bravo y Darío Verón como extranjeros, tiene un valor de 20.6 millones de euros, para ser la cuarta más modesta del balompié azteca, sólo supera a Querétaro, Puebla y Atlas, de acuerdo a la consultora alemana Transfermarkt.

En el estadio Azul se verán las caras dos ideologías diferentes de concebir el futbol. Son dos modelos adversos, que además tienen cuentas pendientes: la supremacía de Pumas en el estadio Azul contra la ventaja histórica de los celestes.