El estadio Olímpico Universitario transpiraba pasión, emociones que provocaban que los brazos se agitaran al aire, que las gargantas de los aficionados terminaran destrozadas. Y lo único que se podía escuchar al final del partido era un tenue y contenido sonido de exclamación.

Pumas se entregó a las emociones desbordadas de sus aficionados que no dejaron de apoyar al equipo, porque en la cancha el cuadro de David Patiño tampoco descansó para ganar el partido, aunque su ímpetu no pudo cambiar el empate  1-1 ante América, en el partido de ida de las semifinales del Apertura 2018, pero al final de los 90 minutos y después de varios intentos por llevarse la victoria, no se distinguía el sentimiento de los aficionados en las gradas. Tanto esfuerzo para sólo empatar: 1-1.

Fue un duelo marcado por la intensidad. Por un lado la insistencia de Pumas, que logró empatar el partido, después de que Diego Lainez (21’) adelantó a América, luego de una jugada de vértigo y engaño, porque cuando el joven mediocampista mexicano tomó el balón y se enfiló a la portería, su convicción lo llevó a sacar un disparo que venció a Alfredo Saldívar por un rincón entre el poste de la portería y la mano izquierda del portero.

Miguel Herrera dejó que Lainez cargara con la responsabilidad del desequilibrio y las primeras dos jugadas de peligro del equipo americanista surgieron de la habilidad de Diego, porque el resto de sus compañeros se dedicaron a contemplar el dominio de la pelota que impuso Pumas durante mayor parte del partido.

Pumas tenía las intenciones, pero se enfrentó a la versatilidad de Agustín Marchesín, que atajó al menos tres disparos que llevaban dirección de portería, hasta que –nuevamente un joven, ahora en lado de Pumas, rompió el equilibrio defensivo de América.

Alan Mozo desbordó y sacó un centro retrasado que Martín Rodríguez mandó al fondo de la portería de Marchesín.

Entonces el juego tomó una dimensión donde América atacó con el contragolpe y Pumas con su estrategia de insistencia, que en los últimos minutos se transformó en resistencia, cuando Alfredo Saldívar atajó un penal y los disparos de Andrés Ibargüen y Matheus Uribe le quitaron el gol al equipo de Herrera.

Pumas llegará al juego de vuelta con la obligación de ganar, pero en la condición que mejores resultados tuvo, que es jugando de visitante.