Pumas y América encarnarán un choque opuesto, no sólo por ser la peor contra la mejor ofensiva en el Guardianes 2021, sino que son entidades que hasta hace poco vivían momentos contrarios en lo que respecta a la producción de su cantera.

La década 2010-2020 ha sido la más prolífica para el América en la exportación de canteranos a Europa, traspasando a cinco y siendo Raúl Jiménez el que más ha destacado. Por el contrario, Pumas ha vivido una sequía: en julio de 2020 se cumplieron 10 años de que el último jugador formado en la institución, Efraín Juárez, emigró al viejo continente, además ha sufrido de la escasez de su talento en la selección nacional.

Ángel Palma, director de la agencia de representación Total Match, considera que la falta de referentes en Pumas se debe a que durante la gestión de Jorge Borja y Alberto García Aspe se descuidó uno de los pilares de la institución, que es la formación, dándole mayor peso a los resultados deportivos. Parte de ese descuido fue la venta de la filial Pumas Morelos, un escalón importante para los jugadores antes de dar el salto a primera división, pues la transición de la sub-20 al equipo mayor “puede ser muy abrumadora”, como describe el agente.

Palma señaló que el proyecto se retomó al final de la presidencia de Rodrigo Ares de Parga y es fundamental en la gestión del presidente actual, Leopoldo Silva. En los últimos dos semestres se ha visto reflejado dicho compromiso con la adición de la filial Pumas Tabasco de la Liga de Expansión, con el debut de seis elementos en el año calendario 2020 y con la confianza de incorporar al ex director de fuerzas básicas, Andrés Lillini, a la dirección técnica de Primera.

“Me parece útil que hoy Lillini esté en el primer equipo porque conoce perfectamente la estructura y a esta camada de jugadores, sabe lo que pueden dar. Existe comunicación directa entre él, Jesús Ramírez (presidente deportivo) y el entrenador de Pumas Tabasco (Alejandro Pérez). Además se trata de buscar un estilo de juego homogéneo entre todas las categorías”.

América, por su parte, ha colocado en Europa a Diego Reyes, Raúl Jiménez, Omar Govea, Diego Lainez y Edson Álvarez en un lapso de seis años (2013 al 2019), y de acuerdo a datos que ha consultado El Economista, en este semestre equipos de España, Holanda y Portugal se han interesado en las cualidades de Sebastián Córdova.

Estos talentos, y otros que han destacado como Jesús López y Santiago Naveda, fueron impulsados por el ex director de fuerzas básicas, Alfredo Tena, y el proyecto de exportación tendrá continuidad gracias a la llegada al cargo del español, Raúl Herrera, quien estuvo durante 17 años en las fuerzas básicas del Villarreal, según analiza Axel Langle, reportero deportivo de TVC Deportes que cubre a América desde 2017.

"Raúl Herrera es alguien con idea europea, por lo mismo de que llegaba Santiago Solari, y trata de trabajar esa parte con los jugadores. El mismo Herrera ha dicho que el futbolista canterano de América tiene más cualidades que el europeo”.

El periodista agrega: “Hoy, América de verdad está haciendo un trabajo muy bueno tratando de proyectar y mantener ese ritmo de crear jugadores y exportarlos a Europa”.

¿Tiene ventajas en el aspecto económico exportar jugadores a Europa?

“Económicamente puede ser que hasta convenga más venderlos dentro de México porque, si somos honestos, la Liga Mexicana no es una liga con prestigio en Europa, todavía está construyendo su marca. En cambio en el mercado mexicano, si a un jugador le va bien, pronto se cotiza muy bien y se encarece, más si se le vende a clubes como Chivas, por ejemplo”, explicó Ángel Palma.

En cambio, ligas como la MLS se han hecho atractivas para el mercado mexicano. La última transferencia internacional de Pumas fue la de Felipe Mora al Timbers estadounidense. Según el sitio Transfermarkt, el conjunto estadounidense compró al delantero chileno por un millón de dólares.

“El América es inteligente en el tema contractual, por ejemplo, si se va Diego Lainez, trata de que en el contrato se acuerde que si el Betis lo vende más caro, una parte de esa ganancia vaya hacia el América. Eso es algo que muy pocos equipos lo aceptan, por eso en México también no hay tanta exportación y muchos jugadores, como el mismo Jürgen Damm, se han quejado de que no salen tantos jugadores de México por los elevados costos”, explicó Langle.

De acuerdo a datos recopilados por este diario, al emigrar de la Liga MX, las contrataciones en Europa de Diego Lainez, Edson Álvarez, Raúl Jiménez y Héctor Herrera superaron cada una los 10 millones de dólares. Edson Álvarez en 2019 fue la venta más costosa de un futbolista mexicano al extranjero fichado por el Ajax por 16.7 millones de dólares.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx