Entrar a la liguilla sigue siendo el objetivo principal en la plantilla de Pumas que, con el triunfo 3-1 contra Xolos el domingo, mantiene la posibilidad matemática de meterse al menos a reclasificación, empatado con 17 puntos con Necaxa, en busca de los últimos lugares. Sin embargo, en tres temporadas como director técnico, Andrés Lillini ha tenido distintas urgencias que tienen que ver con meter goles y ganar, mientras que a cabalidad ha cumplido con el posicionamiento de los canteranos.

Uno de los objetivos por añadidura para uno de los considerados ‘cuatro grandes’ es alcanzar la liguilla, pero esto se fue modificando a medida que los universitarios se enfrascaron en una sequía de goles. Desde inicio del torneo y hasta la jornada 13 sólo habían marcado seis tantos, desde entonces, el discurso del director técnico se tornó hacia la necesidad de definir y marcar para ganar.

Se trata de un problema que había arrastrado todo el año, pues cerró el Clausura 2021 con la ofensiva de menor producción con sólo 10 tantos. Poco a poco se ha revertido dicha situación, pues han hilado tres victorias en las que han anotado seis goles.

¿Qué modificaciones se hicieron en el entrenamiento para lograr llegar al gol?

“Hablar mucho con ellos de la tranquilidad que deben de tener, esa predisposición dentro del área para ganar un partido, que si no lo puedo hacer yo lo haga otro y no estar tan enfocados en querer hacerlo como sea. Si cae uno empiezan a caer los demás, esto es una inercia que sabemos que en el futbol existe y que la debemos de trabajar en el entrenamiento de forma específica. (Decir que hicimos) algo muy diferente te mentiría, solamente enfocarse en la tranquilidad dentro del área en la definición y aprovechar cualquier error”, contestó el entrenador a este diario.

El ataque de los felinos ha encontrado solidez en las últimas fechas, pues en el partido contra Xolos, al menos 16 ofensivas terminaron en el área chica del rival y pegaron tres remates con dirección al arco, convirtiendo el 100%. Durante la presente temporada el 66.7% de los goles de Pumas han caído en la segunda mitad, mientras que nueve de los 16 que les han encajado han aparecido también en los últimos 45 minutos.

Volver a Pumas a las bases

En agosto de 2020, cuando se ratificó el puesto del argentino como director técnico del primer equipo, pues fungía como entrenador interino desde julio de dicho año, en el comunicado se leía que la decisión había sido tomada “con la finalidad de priorizar el proyecto del Club Universidad, el cual consiste en el trabajo con jóvenes canteranos, arropados por refuerzos de calidad, con el objetivo de volver a las bases que han distinguido a esta institución”.

Su conocimiento de los canteranos, pues de 2017 hasta el momento de su nombramiento como técnico interino fue director de fuerzas básicas, le han permitido debutar en el primer equipo a por lo menos 10 futbolistas formados en casa, entre ellos, Erik Lira, quien el mismo domingo de la victoria contra Xolos recibió su primer llamado a la Selección Mexicana para un partido de preparación ante Ecuador a mitad de semana.

“Siento mucha satisfacción de estar en la cancha y que los canteranos jueguen, es por lo que vine a este club, a darle forma a un proyecto deportivo de cantera y hoy me toca consolidarlos y la satisfacción es doble. Los he puesto en momentos muy complicados, no sólo cuando se gana, también cuando perdimos”, dijo Lillini tras el partido contra Xolos.

Permanecen fuera de la zona de clasificación

Los Pumas se encuentran lejos de los 10 primeros lugares en la tabla de clasificación con un porcentaje de efectividad de 40.5%, su mejor puesto desde la jornada dos. Aunque tienen las mismas unidades que Necaxa (17), estos últimos poseen un mayor número de goles anotados, lo que mantiene a los Rayos más cerca del repechaje. Esto es un contraste con dos torneos atrás, pues en el torneo Guardianes 2020 los universitarios entraron como sublíderes a la Liguilla.

¿Qué tanto le atribuyes la responsabilidad de estos resultados a Andrés Lillini?

De 12 aficionados encuestados por este diario, tres consideran que la mayor responsabilidad de los resultados deportivos es responsabilidad del director técnico, el resto menciona a los mismos jugadores como los principales responsables y su queja hacia los futbolistas es una falta de compromiso, así como el sentido de pertenencia a la institución, además, señalan que los refuerzos no han rendido como se esperaba. Otros consideran que los recursos económicos le impiden competir al plantel.

Pese a los resultados, cinco encuestados mencionaron que les gustaría ver a Lillini en el banquillo la próxima temporada: “Me gusta que conoce desde la cantera, la filosofía de Pumas, eso es lo que le hace falta a los refuerzos, conocer la filosofía”, opinó un aficionado de 22 años.