América fue un desastre en el Azteca... y aún así rescató un empate ante un Pumas frío, que no pudo aprovechar su superioridad numérica.

A los 19 segundos, América ya perdía el partido y fue inferior a Pumas los primeros 20 minutos. Cuando logró emparejar el marcador, por una jugada individual de Oribe Peralta, sus indisciplinas parecían sentenciarlo, pero un remate de Henry Martin los rescató de la debacle.

A su vez, el tanto de Martin encrudeció la crisis que de los dirigidos por David Patiño, quienes estiraron su racha a cuatro partidos sin ganar y se les fue vivo un América que fue más corazón que futbol. 

Pumas fue eléctrico en el inicio del encuentro. Desde que pitó el inició el árbitro Fernando Guerrero tomaron la pelota. Mora condujo el balón hasta el área rival, se apoyó con Martín Rodríguez y éste le devolvió el balón a Mora con un centro para que cabeceara e inaugurara el marcador.

América no supo recuperarse del golpe y Pumas los metió dentro de su portería los primeros 20 minutos, pero no pudieron marcar el segundo gol que les diera tranquilidad...y lo pagaron caro.

Oribe Peralta, al minuto 32, bajó a la banda derecha para recuperar un balón, que arrastró y, de paso, se quitó a Alan Mozo con un quiebre en la media luna. Cuando estuvo exactamente en el centro sacó un disparo que desvió Alejandro Arribas y que se coló para el empate a uno.

Los dirigidos por Herrera vivían su mejor momento en el partido pero los arruinó su indisciplina. Primero, Roger Martínez, al 39', le intentó dar un codazo a Arribas que le costó la tarjeta roja y, luego al 68', Bruno Valdéz le dio una patada a la pantorrilla a Pablo Barrera para la segunda expulsión de los de Coapa.

Herrera quiso sellar el empate. Ingresó a Jorge Sánchez y sacó a Oribe Peralta. La idea era encerrarse atrás y jugar sin atacantes nominales...pero no le funcionó.

Pero sus planes los arruinó el cabezazo del paraguayo Carlos González al 72' para darle una ventaja inmerecida a Pumas, que se había visto incapaz de superar al América con diez hombres.

Herrera no tuvo otra opción que ingresar a Martin al 78'. Buscaba un milagro que le diera un gol... y llegó cuando el partido expiraba.

Andrés Ibargüen sacó un centro al minuto 91 entre tres jugadores de Pumas. La pelota viajó hasta a la altura del manchón penal. Ahí se elevó un solitario Martin, impactó el balón e hizo realidad el milagro que los azulcremas buscaban.

El gol de Martin dejó en la lona a Pumas, que no pudo reaccionar y que ve cerca los fantasmas del torneo pasado, cuando empezaron bien el torneo y de a poco se esfumó su buen nivel.

América estiró su racha a tres partidos son ganar, aunque este empate les sabe a victoria. Martin evitó que fuera una noche de pesadilla para los azulcremas.