Mantener y desarrollar el proyecto que se ha planteado en Pumas es el principal objetivo en el que se trabajará el resto de la temporada. Así lo aseguró Alberto García Aspe, vicepresidente deportivo del club universitario, quien salió a callar los rumores que han envuelto a la escuadra felina en los últimos días de si había un plazo para el estratega Mario Carrillo en relación con obtención de resultados.

Pumas cree en un proyecto. No hay ultimátum para el técnico Mario Carrillo, eso es totalmente falso, estamos en un proyecto y tenemos que estar comprometidos con él , aseguró el directivo que destacó que, pese al descontento que ha mostrado la afición por el estratega, se buscará mantener el proceso.

Sabemos que estamos por debajo de las perspectivas que se tenían del equipo (lugar 11 general con 10 puntos), aunque también estamos para pelear, vienen partidos importantes y esperamos que pronto se pueda revertir este mal paso, que sea posible sumar y agradar a nuestra afición , dijo.

En ese sentido, el directivo aseguró que respeta la opinión de la afición con respecto a Carrillo: Es muy respetable, sabemos que es una afición muy exigente, pero vamos a revertirlo lo más rápido posible para que la afición esté conforme.

Nosotros sabíamos que podía pasar esto, en el presupuesto no estaba que perdiéramos el domingo ante San Luis, pero estoy seguro que con trabajo vamos a convencer y mejorar , expresó el exjugador universitario.

Pero el proyecto de Pumas, a decir de Aspe, no está sólo en la continuidad de Carrillo, quien ha sido técnico de América y Cruz Azul, equipos que tienen gran rivalidad con los universitarios, sino también en el impulso a la cantera y el desarrollo de los técnicos de casa.

Nuestra idea es mantener un proyecto. Ahora conocemos al técnico, fue lo que se estipuló, pero queremos que otros técnicos que están abajo se preparen a 100% y vamos a invertir y trabajar en la cantera de Pumas.

Vamos a trabajar a marchas forzadas, hay procesos y sabemos que tenemos un equipo supercompetitivo para pelear los primeros lugares, pero también que el trabajo quizá no se verá reflejado mañana, sino que tendrá que llevarse un tiempo , concluyó.

cristina.sanchez@eleconomista.mx