La fidelidad y el apoyo que demuestran los aficionados de Tigres y Monterrey son los argumentos que justifican las estrategias de marketing y negocio que ambos equipos emprenden para consolidar su proyecto en el futbol femenil.

El partido entre Rayadas y Tigres, que por segunda y tercera ocasión, respectivamente, llegan a la final de la disputa del trofeo, no es un logro aislado. Ambas instituciones definieron a los equipos femeniles como unidades de negocio separadas al equipo varonil, que les permitió tener las mejores asistencias a los partidos de local, tener acuerdos de patrocinios exclusivos, consolidación de jugadores como figuras mediáticas y que la final que protagonizaron en el 2018 tenga el récord como el segundo partido que más aficionados convocó para un partido de futbol femenil.

“Vemos al equipo femenil como un producto con las mismas cualidades que tienen un equipo deportivo y buscamos acciones para encontrar beneficios a las marcas que se asocian a este concepto”, señala Emilio Herrera, director de Mercadotecnia de Monterrey.

El futbol femenil está en el proceso de consolidar las unidades de negocio. El precio de los boletos para la final de ida y vuelta del Clausura 2019 tienen un costo de 50 pesos, pero debido a que tanto Tigres y Monterrey decidieron que los abonados pueden asistir a la serie sin costo adicional, la final regia femenil tendrá un bajo impacto en la recaudación y venta de boletos.

“La estrategia que tenemos es que el horario en que nos ha colocado nuestra televisora atiende a un nicho de mercado que nos interesa, porque se ha encontrado un segmento de afición los lunes por la noche y se vuelve un producto atractivo para televisión y estamos construyendo el concepto de que la afición venga al estadio”, añade el directivo de Rayados.

Tigres anunció que todas las localidades para la final de ida tendrán un costo de 50 pesos, pero que la venta libre estará limitada según la demanda que tuvieron las entradas dentro de los abonados al club, tanto en el programa de partidos de varonil, como en el femenil. El equipo de la Universidad Autónoma de Nuevo León es el único que lanzó un abono para su categoría femenil.

Monterrey puso sin costo extra y sin activación especial para sus abonados el ingreso al partido de vuelta del próximo lunes y será hasta el sábado que se pongan a la venta libre los boletos que no sean reclamados por los abonados.

Tomando en cuenta que Rayados tiene 90% del aforo del estadio BBVA en propiedad de los abonados, para la final femenil, el margen mínimo de boletos disponibles llegaría a 5,135 entradas.

Tigres, que cifras extraoficiales indican que tiene el mismo porcentaje de abonados, podrán estar disponibles a la venta en general del partido de ida 4,189 boletos.

Esto quiere decir que la derrama económica mínima por la venta de boletos para la serie final de la Liga MX Femenil llegaría a 466,200 pesos, tomando en cuenta que todas las localidades tienen un costo de 50 pesos.

“El futbol femenil tiene diferentes partidas, los patrocinios, el tema de entradas al estadio y encontramos que podíamos generar una atracción a base de un beneficio dentro del mismo abono del equipo varonil, por lo que es más atractiva la renovación, porque se tiene como beneficios los partidos del futbol femenil”, señala Emilio Herrera.

Rayadas tiene uniforme con diseño exclusivo para el equipo femenil, segmentación de patrocinios para la categoría femenil y entradas que promediaron 6,565 aficionados por partido, que superan 3.5 veces el promedio general de la Liga.

Rayadas y Tigres fueron los dos equipos femeniles que más aficionados convocaron a sus partidos de local y son la única posibilidad para el torneo de registrar llenos en los estadios y nuevamente imponer un récord en cuanto a la afluencia de aficionados a partidos de futbol femenil.

“Empezamos a construir la parte de merchandising del futbol femenil y vamos guardando cualquier distancia del equipo varonil. Empezamos a construir una marca que ya tiene sus diferentes oportunidades para generar un proyecto sustentable en la categoría femenil”, señala Emilio Herrera sobre el proyecto femenil de Rayadas.

La clave está en concebir a los equipos femeniles como entes independientes y con atributos propios para generar negocios, y no como un lastre o gasto que no puede ser aprovechado. Ahí radica el éxito de Rayadas y Tigres femenil.