Atenas.- Los Juegos Olímpicos de este año en Río de Janeiro serán un éxito pese a los problemas financieros y políticos que vive el país y que han hecho más difíciles los preparativos finales, dijo el miércoles el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach.

Brasil atraviesa una severa crisis económica, pero en el 2009, cuando le fue otorgada la organización de los primeros Juegos en América del Sur, el país vivía un auge financiero.

"Si se consideran las circunstancias bajo las cuales nuestros amigos brasileños están trabajando, con su país en una situación de crisis, (...) pueden esperar (...) verse abrumados por la pasión de nuestros anfitriones brasileños", dijo Bach, en la sede del Comité Olímpico Griego, a periodistas.

NOTICIA: México sí podrá disputar un sitio para JO

"Van a experimentar unos Juegos con mucha alegría de vivir y pasión por el deporte", agregó.

Además de la crisis económica, la presidenta Dilma Rousseff, que podría ser objeto de un juicio político, también ha tenido que enfrentar el mayor escándalo de corrupción del país, que involucra a decenas de políticos, muchos de ellos del gobernante Partido de los Trabajadores, y a la estatal Petrobras.

Los organizadores de los Juegos de Río, que se llevarán a cabo del 5 al 21 de agosto, también han tenido que reducir costos y ahorrar en medio de la peor crisis económica en décadas, mientras el país además intenta responder a un brote del virus de Zika, trasmitido por mosquitos.

NOTICIA: En medio de la crisis, sponsors se resisten a Río 2016

mfh