Luego de más de tres meses de inactividad en los diamantes, la MLB regresa con los entrenamientos de primavera en Arizona y Florida, donde 15 equipos se preparan en cada estado para la campaña 2020 que arrancará el 26 de marzo.

Pero no se trata sólo del entusiasmo de los fanáticos, sino también de muchos empresarios locales en más de una veintena de ciudades estadounidense.

En el 2018, el impacto económico que dejó la Grapefruit League o Liga de la Toronja en 12 localidades en Florida fue de 687.1 millones de dólares, con un aporte de 348.4 millones en el Producto Interno Bruto (PIB) del estado, 0.03%, según Florida Sports Foundation.

Los socios de Airbnb son uno de los principales favorecidos. “Estamos hablando de un ingreso significativo que va a los bolsillos de los anfitriones locales de alquiler que están en la plataforma Airbnb”, dijo Ben Breit, secretario de prensa de la compañía en Florida, a WUSF News.

Por ejemplo, en Tampa, donde entrenan los Yankees, hubo alrededor de 800 hospedajes que representaron 1.53 millones de dólares del 23 de febrero al 31 de marzo del 2017 y la mayoría de los huéspedes provino de Nueva York. En Lakeland se preparan los Tigres de Detroit, y ese mismo año provocaron un aumento de 575% en el hospedaje.

“Cuando más personas pueden quedarse en Lakeland, porque de otro modo no hubieran podido hacerlo porque los hoteles están agotados, son más las personas que gastan dinero en los restaurantes de Lakeland, son más personas que toman uber, taxis y ven las tiendas en Lakeland y, en general, experimentan la ciudad”, agregó Bein Breit.

En el 2018, Florida recibió a 1.5 millones de aficionados para los 237 juegos, con un promedio por encuentro de 6,318 asistentes, más que 11 de los 16 equipos de la Liga Mexicana de Beisbol y tres de los 10 de la Liga Mexicana del Pacífico en la temporada anterior. Además, se generaron 7,152 empleos que representaron US253.8 millones en salarios.

En Arizona es muy similar el panorama con la Cactus League o Liga del Cactus. Hace dos años generaron 644.2 millones de dólares, un impulso de 373 millones en el PIB del estado (0.12%), de acuerdo con un estudio de la Arizona State University. En 223 juegos recibieron a 1.8 millones de fans, 54.5% de la asistencia total en ambas sedes, con un promedio de 7,710 personas por duelo, y se crearon 6.439 trabajos con un salario total de 224.6 millones.

“Ésta es una gran oportunidad para que todo el estado de Arizona tenga no sólo un impacto económico, sino también para impulsar el turismo. Somos un motor económico y nos hemos convertido en una industria propia”, indicó Bridget Binsbacher, directora ejecutiva de la Cactus League, a MAG News.

Por ejemplo, el Super Bowl del 2018 jugado en Minnesota tuvo un impacto de 450 millones de dólares, un impulso de 370 millones al PIB del estado (0.03 por ciento). “Realmente está a la par del Super Bowl. Entonces, cuando tenemos un Super Bowl (como en el 2015 y en el 2023), tenemos dos Super Bowls”, manifestó Dennis Hoffman, director del Seidman Research Institute.

Carlos Torres, corresponsal de Claro Sports en Arizona, explica que “la actividad se ve mayormente en ciudades como Mesa con la llegada de cientos de miles de aficionados de los Cubs; además, están los aficionados de los Dodgers que abarrotan Glendale. Pero en realidad en donde se nota es en el incremento de la tarifa de los cuartos de hotel en las áreas donde están los equipos”.

De modo que la maquinaria llamada MLB se activa desde febrero y, al finalizar su campaña en octubre con la Serie Mundial, habrá generado más de 10,000 millones de dólares.

[email protected]