Pericos de Puebla, El Águila de Veracruz, Diablos Rojos del México y Guerreros de Oaxaca tendrán como sede el Estadio Hermanos Serdán de la ciudad poblana para albergar del 11 al 16 de mayo el torneo cuadrangular “Batalla de Leyendas”.

Por su parte, los fines de semana entre el 23 de abril y hasta el 16 de mayo, se realizará la primera edición de la Copa San Luis Potosí en el Estadio 20 de noviembre, entre las novenas de la zona norte: Sultanes de Monterrey, Rieleros de Aguascalientes, Mariachis de Guadalajara, Bravos de León y Generales de Durango.

El objetivo es evaluar a los equipos de cara a la temporada 2021. Las alianzas se crean a partir de la logística para evitar traslados largos.

“Batalla de Leyendas” regirá sus protocolos de salud con base en el Plan Diamante propuesto por la LMB, además de que los equipos ya tuvieron la experiencia de la prevención en la Copa Juntos por México. En caso de que se detecte un positivo a covid-19, se aislará a la persona en una habitación individual y tendrá que guardar una cuarentena de 14 días y para regresar a la competencia tendrá que dar negativo a dos pruebas covid-19 en un intervalo de cinco días. Los gastos estarán cubiertos por las aseguradoras de cada equipo. Si existiera alguna complicación que requiera hospitalización, también habrá convenios con las clínicas.

Jorge del Valle, Gerente Deportivo de Diablos Rojos, explicó que implementarán medidas como viajar en dos autobuses diferentes para que se mantenga distancia en todo momento.

En caso de que surja un contagio, ¿La LMB lo tiene considerado a días de iniciar la temporada?

“Ellos han estado supervisando. Cada 15 días, más o menos, hemos tenido una reunión de gerentes, entonces la liga ya sabe cuando iniciamos campo de entrenamiento, dónde vamos a estar teniendo estos campos de entrenamiento y sabe también de este cuadrangular. El grupo de ampayers que vamos a tener, es un grupo que nos está enviando la liga y que va a cumplir con todos los protocolos que estamos siguiendo. La misma Copa podría llegarse a suspender si consideramos que es esto significara un riesgo para los equipos y buscaríamos que continúen con sus prácticas haciendo que la liga no corra riesgo al inicio de su temporada”.

Para Jesús Valdez, Director Deportivo de El Águila de Veracruz, lo principal es la prevención: “El plan de acción es la prevención, nosotros no vamos a llegar a la Copa sin saber que vamos a hacer, en caso del Águila de Veracruz vamos a estar llegando el 31 de marzo porque habrá pruebas para todos, desde ahí empieza nuestra prevención, más que un plan de acción en caso de un contagio en Puebla”, señaló.

Al momento, no existen planes de albergar público por parte de los organizadores del cuadrangular en Puebla, es por eso que los encuentros se podrán seguir a través de los perfiles de redes sociales de los equipos participantes. Se sabe que en San Luis se contará con un aforo limitado de espectadores.

El inicio de una tradición

Patricio Pérez, director del Comité Organizador de la Copa San Luis Potosí, señaló que el objetivo es que el torneo se convierta en un evento anual y que con el tiempo sume a más clubes de la LMB: “Queremos convertir a San Luis Potosí en algo parecido a lo que para los clubes de Grandes Ligas es Arizona o Florida, es decir, la base del campo de entrenamiento de los clubes que deseen sumarse en el futuro”.

Del Valle explicó que la reincorporación de la franquicia de Veracruz permitió la realización del torneo cuadrangular en la Zona Sur y, de tener éxito, podría convertirse en una tradición.

“Son giras muy cortas, se pueden aprovechar mucho para que podamos jugar entre nosotros mismos sin desgastar tanto a los jugadores. Aparte somos el hecho de poder jugar entre equipos de la misma zona te permite estar mejor preparados para el inicio de la temporada en cuanto al tema de clima, de adaptación de los jugadores en diferentes estadios, en cuanto al tema de traslado”, explicó el gerente deportivo de Diablos.

fernanda.vazquez@eleconomista.mx