Los 73,021 habitantes de Burnley caben en las gradas de Old Trafford, la casa de Manchester United, incluso sobrarían 2,710 asientos. La ciudad que tuvo su esplendor durante la revolución industrial, al grado de convertirse en la capital mundial de la tela de algodón, ahora mismo es una localidad dormitorio del Gran Manchester, una de las zonas de mayor producción de Inglaterra.

“Los rivales a los que nos enfrentamos no son superhumanos, simplemente son muy buenos”, expresó Sean Dyche, entrenador de Burnley, el equipo sensación de la Premier League, que marcha en séptimo lugar de la clasificación con el presupuesto más modesto del campeonato, unos 88 millones de euros anuales.

La ciudad menos poblada de Inglaterra alberga al penúltimo club menos valorado del torneo inglés, su futbolista más valioso es Chris Wood (12 millones de euros), 6.6 veces menos que Harry Kane, que con 80 millones es el jugador con más valor de la Premier League.

“El tamaño del mercado, en volumen y valor, es un factor muy importante para poder estimar las posibilidades que tenga un equipo de trascender deportiva y económicamente”, explica Rogelio Roa, especialista en Marketing Deportivo.

La Premier League vivió hace un par de temporadas una burbuja deportiva, lo que ayudó a que Leicester lograra el título de campeón del torneo más millonario del planeta con una nómina por debajo del valor medio del torneo, incluso hasta cinco veces que los más ricos.

El también autor del libro La Isla del futbol: secretos de la mejor liga del mundo indica que el potencial financiero de un club, en cuanto a los ingresos por patrocinios y taquilla, se puede determinar por el tamaño de población de su sede y el ingreso per cápita de los residentes. “En términos generales, a mayor cantidad e importancia en volumen y valor tenga una plaza, más altas son las posibilidades de que los contratos sean lucrativos”, añadió Rogelio Roa.

Según datos del Annual Survey of Hours and Earnings, Burnley se encuentra entre las ciudades que menos salarios otorgan a sus empleados, con un promedio semanal de 416 libras, por lo que es catalogada en el último escalón de ingresos de las ciudades inglesas. Londres tiene el mejor poder adquisitivo, con 674 libras semanales.

También, Burnley ofrece el quinto abono más barato de toda la Premier League, con un costo de 580 libras, sólo por encima del precio de planes de Everton, Huddersfield, Swansea y West Bromwich.

“En el deporte, casi siempre, tiene que ir proporcional al tamaño de mercado y, sobre todo, a lo que potencialmente puede dar, hasta dónde puede llegar el gasto de los aficionados”, explicó el especialista en Marketing Deportivo.

Ingresos por TV ayudan a la competencia

Burnley recibió la temporada pasada por conceptos de derechos de televisión 109.5 millones de euros, una cifra apenas 43.7 millones menor que Chelsea, el campeón del torneo y quien más dinero recibió por el gran contrato televisivo de la Premier League.

“Antes del reparto está el valor de los derechos globales, que es el más alto en el futbol mundial, eso te permite que un equipo modesto pueda gastar en fichajes, porque lo que se reparte es un valor muy alto”, señaló Rogelio Roa.

Esta temporada, Burnley gastó 34 millones de euros en fichajes, cifra que supera la inversión que realizaron 14 equipos de la Liga de España. El equipo sensación de Inglaterra apenas recibe 2.5 millones de euros de su principal sponsor en la playera, la casa de apuestas filipina Dafabet, y su contrato sólo tiene duración hasta que finalice la temporada, ya que las proyecciones indicaban que Los Vinotintos, como se conoce al club, pelearían por mantenerse en la máxima categoría del futbol inglés. El club más modesto da pelea en un torneo de millonarios.