Visitar el Estadio Azteca ha dejado de ser un sinónimo de salir del terreno de juego con las manos vacías para los equipos de Centroamérica. Cabe recordar que en el último hexagonal en el que el Tricolor avanzó a la repesca que lo clasificó a Brasil 2014 apenas se ganó un juego de cinco posibles, alcanzando una efectividad de apenas 26%, y quedándose sin marcar goles ante sus aficionados en tres oportunidades. Ahora, en el cuadrangular previo a la fase actual de la eliminatoria, Honduras ya salió con el 0-0 de nuestro país.

Si bien los números dejan claro que el Azteca dejó de ser una fortaleza, ¿qué percepción tienen en el área de Concacaf del inmueble en el que en el pasado era impensable que le arrebataran puntos a México? Kenneth Meléndez, periodista de La Nación de Costa Rica, quien sigue de cerca a la selección que visitará el próximo viernes la casa del Tri, habló con El Economista y destacó que si bien antes las visitas a México se contaban como derrotas , ahora, aunque saben que es difícil sacar una victoria, saben que obtener un triunfo es una posibilidad .

El combinado tico sabe lo que es salir vivo de nuestro país, ya que en 1999 empató 2-2, en el 2001 consiguió el primer aztecazo de la historia, y en el 2013 sacó el 0-0. En esos antecedentes, está cimentada la confianza de poder repetir un buen resultado ante los mexicanos.

Meléndez señala que uno de los motivos más importantes para que crean en sus seleccionados es que los jugadores ticos empezaron a jugar en grandes escenarios, se perdió el miedo a los ambientes hostiles , como es el caso de Keylor Navas, arquero que ha jugado clásicos en el Camp Nou, Final de champions, ectétera. Además, el periodista de La Nación, deja claro que el Azteca no impone porque sea la casa de México , sino porque es un inmueble para 87,000 personas .

La adaptación a la altura y la preparación terminan con el mito

Kelvin Coello, periodista del diario Diez de Honduras, también habló con este diario sobre la forma en que ha cambiado en su país visitar el coloso de Santa Úrsula. La primera explicación que da el reportero es que en Concacaf los rivales han estudiado muy bien como contrarrestar la altura , situación que en el 2013 llevó a Honduras a utilizar la tecnología al recurrir a las cámaras hiperbáricas, además de que se concentraron en Cuernavaca.

Al igual que su colega de Costa Rica, Kelvin destacó el roce que han tenido los futbolistas catrachos en Europa para poder llegar a México y sorprender al Tricolor. Un aztecazo en el 2013 y el 0-0 en el 2016 los ha llenado de confianza para su próximo duelo en la Ciudad de México.

Coello habló también sobre la preparación psicológica, recurso al que se han acercado Costa Rica y Honduras, situación que, ligada a la preparación táctica, ha ido dejando de lado el peso del estadio .

Finalmente, aunque no menos importante, exfutbolistas como Hernán Medford, protagonista del aztecazo del 2001, ha hablado de que México se ha llevado sustos en la eliminatoria porque minimiza a los rivales , mientras que Jared Borgetti ha señalado que cuando enfrentan a México las selecciones buscan dar la campanada y se crecen, como el mismo Tri lo hace cuando enfrenta a las potencias como Italia o Brasil , a quienes les ha hecho grandes partidos, y, por ello, cada vez cuesta más sumar victorias en las eliminatorias.

[email protected]