El político italiano Umberto Bossi se disculpó por sus criticadas declaraciones de que Italia compraría una victoria en un crucial partido del Mundial contra Eslovaquia.

Los comentarios de Bossi, un ministro del gabinete, produjeron reprimendas de la federación nacional de futbol y de otros políticos.

Me disculpo con el equipo nacional , dijo el ministro de Reformas Federales a la prensa italiana.

Dijo que sus comentarios fueron en son de broma y que espera que Italia gane la Copa del Mundo.

Italia, actual campeón mundial, tiene dos empates contra Paraguay y Nueva Zelanda en el Grupo F y necesita ganarle el jueves a Eslovaquia, que está en el último lugar del grupo, para clasificarse a los octavos de final.

Bossi habría respondido que ellos (Italia) lo comprarán , a una pregunta sobre cuál equipo ganaría. Dijo que esperaba que dos o tres jugadores eslovacos aparecieran en la temporada siguiente de la liga italiana, aparentemente en compensación al equipo eslovaco.

La federación de futbol describió las palabras de Bossi como desconcertantes y ofensivas .