El delantero alemán Lukas Podolski se hizo cargo de gran parte de la derrota de su selección ante Serbia (1-0), este viernes en Po0.

"No tiré muy mal el penal. En general, no soy un mal ejecutor, pero es mi culpa y lo tengo que asumir", dijo el delantero, que tuvo una tarde para el olvido fallando otras claras situaciones de gol.

"Esta derrota es muy amarga, porque podríamos haber dado un gran paso hacia octavos de final", completó el punta del Colonia.

Por su lado, el capitán Philipp Lahm reconoció que la Mannschaft no pudo volver a imponer el ritmo con el que deslumbró en su estreno ante Australia (victoria 4-0).

"No arrancamos el partido tan bien como contra Australia", reconoció, para luego señalar como atenuante "la expulsión (de Klose) es muy severa. Sobre ese punto, todos los espectadores pueden tener su idea, pero con diez se puso difícil y, encima, después encajamos ese gol idiota".