Cuando Edinson Cavani asumió el liderazgo deportivo de Paris Saint-Germain marcó 49 goles en 50 partidos. Fue durante la temporada pasada y tras la salida de Zlatan Ibrahimovic que el delantero uruguayo tomó el control del ataque parisino, ya que mientras su compañero sueco permanecía en el equipo francés, Cavani tenía que jugar el rol de ayudante de Ibra.

Edinson marcó un gol cada 84 minutos, el mejor promedio de anotaciones de su carrera, e incluso marcó dos goles en la eliminatoria de octavos de final ante Barcelona del ciclo 2016-2017, cuando PSG cayó en el marcador global 6-5 y que determinó la apuesta que realizarían los dueños del equipo francés.

Son cinco temporadas, tomando en cuenta la presente, donde Edinson Cavani aporta 25% de todos los goles de Paris Saint-Germain y ya es el máximo anotador en la historia del club con 162 anotaciones, pero si en primera instancia fue el protagonismo de Zlatan Ibrahimovic que lo mandó al sitio de socio predilecto, con la llegada de Neymar, el delantero charrúa reclama su rol de líder deportivo en el equipo francés que pagó 64.5 millones de euros en el 2013 y lo convirtió —momentáneamente— en el quinta transferencia más costosa de la historia.

La competencia interna entre Cavani y Neymar en PSG ha llegado al punto que el presidente del equipo, Nasser Al-Khelaifi, ofreció el bono de 1 millón de euros destinado para el uruguayo en caso de obtener el título de goleo en Francia, por dejar de ser el cobrador oficial de penales y ceder la oportunidad al brasileño.

El ofrecimiento surgió después de que Cavani no le dejara tirar un penal a Neymar apenas en el sexto partido de la Ligue 1, ya que anteriormente, cuando Edinson quiso cobrar una falta, Dani Alves llegó en auxilio de su compatriota para que el charrúa no le quitara la oportunidad de ejecutar el tiro libre.

A Cavani le costó tres años erigirse como líder en PSG, mientras convivía con Zlatan.

Ante el sueco, Edinson quedó en segundo lugar como goleador del equipo, en una relación de un gol del charrúa, por 1.4 del atacante europeo.

Mientras el delantero sudamericano marcó 81 goles, muchas veces no jugando en la posición de centro delantero, Zlatan anotó 121 goles como el delantero estelar de PSG.

Sólo en una de las tres temporadas que convivieron juntos Cavani superó en goles a Ibrahimovic, pero apenas por un gol, 31 contra 30 anotaciones.

Con la llegada de Neymar, Cavani se mantiene como el delantero que más goles aporta para el equipo, con 32 goles que representan 24.6% de todos los tantos del club, frente a los 29 que suma Neymar y aportan 22.3 por ciento.

Su ritmo de goles bajó a un gol nada 93 minutos, respecto a la temporada pasada, y se mantiene como una amenaza ya que ha anotado en 27 de los 44 partidos que ha disputado en lo que va del curso.

Con la ausencia de Neymar debido a una lesión, Cavani asumirá el liderazgo total del PSG, club en el que tiene el quinto sitio de mejores pagados, con un salario anual de 10.4 millones de euros, por detrás de Neymar (26 millones), Kylian Mbappé (15.6 millones), Ángel di María y Dani Alves (11.9 millones), pero donde él prefiere mantenerse como el mejor goleador, situación que lo llevó a renunciar a 1 millón de euros.