Algunos de los procesos que operan en la Liga Mexicana de Beisbol (LMB) no permiten que evolucione su modelo de negocio. En esta pausa forzada por el brote de coronavirus, la Liga busca corregir el rumbo hacia el futuro.

El tope salarial, las transacciones de jugadores (contratos, préstamos, ventas, formación de peloteros), el modelo comercial, la relación con los aficionados, el catálogo de producción, la distribución de contenidos e incluso su filosofía son algunos de los aspectos que la LMB quiere reinventar para su regreso en el 2021.

En entrevista con El Economista, Horacio de la Vega, presidente de la liga desde diciembre de 2019, habló sobre el futuro del circuito de verano y cómo trabajarán en esta inactividad para fortalecerse.

“Este momento tenemos que saberlo aprovechar, verlo como una oportunidad para poder reformular muchas de las cosas que históricamente no se habían hecho en la Liga y que nos da este espacio para poder enfocarnos en realizar esta reingeniería de toda la Liga y poner las condiciones que necesitamos para regresar más sólidos y fuertes”.

El dirigente de la LMB destacó los puntos que se tienen que corregir en este periodo: el sistema de gobernanza, el proyecto comercial, la transformación tecnológica y digital y la inversión en infraestructura mediática.

“En la parte de gobernanza es muy importante reglamentar los topes salariales, las transacciones, la venta de peloteros, los derechos de retorno, la propia formación de peloteros, hay muchas consideraciones reglamentadas y otras por usos y costumbre. Esto nos permite ser más eficiente en la toma de decisiones a futuro. La segunda tiene que ver con todo el proyecto comercial en cuanto a televisión y patrocinadores. No se ha hecho un proyecto homogéneo como liga para consolidar una estrategia y también la venta de derechos de televisión, que ha sido sumamente débil en los años pasados y que nos permite mejorar ingresos, impactos y el alcance a través del contenido que podamos difundir”.

“En la parte tecnológica y digital habrá cosas que cuesten y algunas cosas que no nos cuesten, cuestiones que en esta transformación de LMB 2.0 tiene que ver con el boletaje, con base de datos de aficionados, CRM (gestión de relaciones con el cliente), inteligencia artificial, automatización, e-commerce, la parte técnica-deportiva con todos los radares que se pueden utilizar para mejorar las transmisiones, arrojar contenido estadístico de los peloteros y en lo deportivo para hacer el juego más atractivo. La propia dinámica histórica de la liga no ha permitido este proceso de reingeniería, vamos a tener una oportunidad de oro para mejorar de manera radical el sistema de negocio y la filosofía de la liga y es una de las cosas positivas que rescato de esta decisión tan complicada”, explica Horacio de la Vega.

—¿Está comprometida esta inversión por la falta de ingresos en 2020 por la cancelación de la temporada?

“Es el momento de invertir, de decir cuánto cuestan las cosas que queremos hacer, cuáles son las condicionantes para los acuerdos que queremos lograr en el futuro y tener una estrategia clara. Nos hemos comprometido en la Liga para el mes de julio tener un plan de negocios completo para poder afinar algunos criterios y empezamos a contratar las distintas compañías, cuál va a ser la estrategia puntual. A lo largo de este año habrá muchas cosas que tenemos que lograr tanto en derechos de televisión y patrocinadores y entiendo que va a ser complicado por la dinámica de la pandemia en la parte económica”.

—¿Cómo lograr que los equipos no dependan tanto de una sola línea de ingreso, en este caso la asistencia en los estadios?

“Que los derechos de transmisión se concentren en la Liga para que nos enfoquemos en vender los derechos de todos los equipos, eso va a tener una mayor fortaleza para la toma las decisiones de las televisoras y los broadcasters que sumen a este proyecto. En la taquilla, el boletaje puede resultar en beneficio de los equipos si logramos consolidar estrategias unificadas, una boletera oficial con una sola línea de acceso que permita obtener rendimientos transaccionales con los bancos que se sumen con nosotros. En la parte de información del usuario, que nosotros tengamos los perfiles de los fans reconocidos que nos permitan marketing directo, la venta de esquilmos, la interacción digital para comprar alimentos o productos a través de un ecommerce integrado desde el estadio. Es parte del componente que va a definir el curso del negocio de la Liga en el futuro y eso es parte de la reingeniería que queremos hacer”.

—En tu presentación como presidente de la LMB en diciembre mencionaste que es igual de importante generar recursos como ahorrar, ¿qué tan posible es que ese ahorro se dé en la nómina de jugadores y staff en 2021?

“Tendremos que analizar las situaciones. Partiendo de la propia liga, hemos hecho ajustes en la parte nominal, todos los gastos que se hacían en años pasados se han disminuido en un ahorro de hasta casi el 70% de lo que se hacía, eso genera una liga austera, pero eficiente. Al interior de los equipos se tendrá que prever un esquema similar, probablemente, en tanto pase la pandemia. Esperamos que la nueva normalidad no cambie mucho el espectro económico, no hemos despedido a nadie, solo ajustes económicos”.

[email protected]