Tokio 2020 espera un récord de participación de Comités Paralímpicos Nacionales (CPNs). Al 15 de junio, el organismo internacional había contabilizado que el 82% de las plazas se habían otorgado.

Los Juegos Paralímpicos, que se realizarán del 24 de agosto al 5 de septiembre, esperan a alrededor de 4,400 atletas de 100 nacionalidades. Al corte del 14 de junio se habían entregado 3,602 plazas y 61 wildcards, abarcando los 22 deportes.

Hasta ese momento, 168 CPNs habían obtenido al menos una plaza o un wildcard; algunos buscan competir en los Juegos por primera vez. Si todos estos CPNs inscriben a sus respectivos atletas, Tokio 2020 tendrá la mayor participación global, superando los 164 CPNs de Londres 2012.

El Comité Paralímpico Internacional (IPC por sus siglas en inglés) calcula que más del 80% de todos los atletas paralímpicos que acudan a Tokio 2020 se vacunarán antes de los Juegos. En mayo, el Comité Olímpico Internacional (COI) llegó a un acuerdo con Pfizer y BioNTech para que las empresas donen dosis de la vacuna contra el coronavirus a los participantes de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Mientras que en los Juegos Olímpicos se ha permitido hasta un máximo de 10,000 asistentes a los recintos, la decisión sobre el aforo en Juegos Paralímpicos se tomará el próximo 16 de julio, sin embargo, para este evento también se ha tomado la resolución de celebrarse sin espectadores extranjeros en el público.

Patrocinios respaldan a los juegos

Los Juegos Paralímpicos cuentan con 12 patrocinadores, entre ellos Ottobock, empresa de origen alemán que se dedica a fabricar prótesis, órtesis y sillas de ruedas de alta tecnología y que ha sido patrocinadora de los Juegos Paralímpicos desde Seúl 1988.

La compañía compartió que una pieza clave para la participación de los atletas paralímpicos son los dispositivos protésicos. Estos no son convencionales, sino que deben adaptarse a las condiciones de las competencias, por ejemplo, los jugadores de basquetbol o rugby adaptado cuentan con sillas preparadas para el contacto físico, con mayor inclinación que en una silla normal, con el objetivo de poder girar y hacer las curvas estrechas y de manera rápida.

“En cada ocasión, (Ottobock) instala talleres en la Villa Olímpica y en algunos lugares afuera de esta para reparar y ajustar las sillas de ruedas, prótesis o cualquier otro tipo de equipamiento de los paratletas”, explicó Mónica Guadalajara, Directora para México, Centro América y Caribe.

Para Tokio 2020, la compañía informó que enviará a alrededor de 100 técnicos de diferentes países y continentes para cubrir el mayor número posible de idiomas, entre ellos, tres de América Latina (Brasil y Chile).

En mayo se dio a conocer en medios como i news que patrocinadores como Allianz y Ottobock se mantendrían en sintonía con las decisiones que tomaran las autoridades, sin embargo, la marca japonesa Bridgestone apoyó la idea de que los Juegos Olímpicos y Paralímpicos se celebraran únicamente si garantizaban la seguridad de los participantes.

De acuerdo a estimaciones del Instituto de Investigación Nomura, sin contemplar la presencia del público, los Juegos Olímpicos y Paralímpicos generarían unos ingresos de 15,240 millones de euros.

deportes@eleconomista.mx