El histrionismo, compromiso y participación que imprimió en su regreso a la Plaza México condujeron de nueva cuenta al torero jerezano Juan José Padilla a la salida en hombros de la primera corrida de aniversario en este serial 2012-2013.

Luego de que en su primero no pudiera tocar pelo por la poca colaboración que tuvo, el diestro ibérico hizo alarde de facultades desde que recibió a Nenito de San José.

A las dos largas de rodillas y cerrado en tablas, siguieron lances variados y la colocación de banderillas de forma magistral. El primer par al cuarteo en el que le ganó el terreno al astado, el segundo al sesgo desde los adentros y saliendo hacia los medios y el último al violín para escuchar cerrada ovación y fanfarrias desde las alturas.

La faena fue en redondo, la inició de rodillas y escuchó cómo le coreaba el público las series, pero al apagarse el burel, se puso tremendista y en un descuido fue prendido y elevado por los aires.

Se temía que llevara la cornada, pero se deshizo de las asistencias y regresó ante la cara de su enemigo para hilvanar otra tanda de derechazos, una de manoletinas y colocar una estocada entera que tras la fuerte petición en los tendidos le valió las dos orejas.

Arturo Macías dejó escapar la consagración al no entender el buen lote que le tocó en suerte. En su primero, un excelente toro con fijeza codicia y calidad, inició bien en redondo, pero se perdió en la faena mientras su enemigo perseguía la muleta como hipnotizado para que al final escuchara pitos tras un aviso.

En el quinto de la tarde realizó una faena derechista, sin estructura y perdiéndose por momentos, tuvo un percance sin consecuencias y se retiró en silencio.

Soberbia actuación tuvo el torero potosino Fermín Rivera, quien sin renunciar a su toreo sobrio y de calidad, logró momentos lucidos con el lote menos potable.

A su primero, lo lidió con solidez y luego de porfiar y matar de entera, escuchó palmas; con su segundo, un astado que definitivamente se quedó parado, abrevió no sin antes anunciar un regalo con el que estuvo voluntarioso y lidiador para, luego de una faena de clase y cadencia, matar de forma adecuada y recibir el apéndice buscado tras la fuerte petición que se generó en los tendidos.

La segunda corrida de aniversario, se llevará a cabo mañana en punto de las 8 de la noche, Eulalio López El Zotoluco, José Antonio Morante de la Puebla y Octavio García El Payo enfrentarán astados de San Isidro y Barralva.