La Liga Mexicana de Beisbol (LMB) regresa en 2021 con garantía de calidad exportada desde las Grandes Ligas. Más de una decena de fichajes proceden de la MLB para reactivar la temporada nacional, que fue suspendida en 2020 por el surgimiento de la pandemia. Las dos incorporaciones más recientes son los mexicanos Roberto Osuna y Óliver Pérez, que se suman a Diablos Rojos del México y a Toros de Tijuana, respectivamente.

Con 26 años y seis temporadas entre los Toronto Blue Jays y los Houston Astros, Osuna arriba como el segundo mexicano con más rescates en la historia de las Grandes Ligas (155), además de 348 ponches y una efectividad de 2.74 en 314 apariciones.

Originario de Sinaloa, regresa al beisbol nacional como agente libre después de haber debutado justo con Diablos Rojos en 2011 y estará disponible desde el primer partido contra El Águila de Veracruz el 21 de mayo.

“Voy a lanzar un par de juegos en la pretemporada y siento que estoy en ritmo para ayudar al equipo a ganar”, dijo Osuna tras el anuncio.

El sinaloense tuvo una breve aparición con el equipo rojo a finales de 2020 durante la Copa ‘Juntos por México’, pero ahora se integra de manera formal.

En seis años en la MLB, su salario osciló entre los 507,000 y los 10 millones de dólares anuales (en promedio), de acuerdo con Spotrac. Según esta misma fuente, en sus dos últimas temporadas vistiendo la playera de los Houston Astros sumó 16.5 millones; con los Blue Jays su logro más destacado fue ser seleccionado al All-Star Game de 2017.

El regreso de Osuna a México tiene que ver con que ningún club de MLB estaba dispuesto a mantener su salario de 10 millones de dólares luego de su lesión en el codo derecho a mediados de 2020, analiza Climbing Tal’s Hill, sitio especializado en noticias sobre los Astros.

“¿Apostar 10 millones a Osuna? Por un lado, no hay nadie en el próximo mercado de agentes libres que sea tan bueno como él cuando está sano. Por otro, corre el riesgo de que se lastime de todos modos y se desperdicie ese dinero cuando jugadores como George Springer y Michael Brantley también entran en la agencia libre. Luego están los problemas fuera del campo, que están bien documentados”, señala el colaborador de dicho medio, Andrew Gleinser, también en alusión a la suspensión del mexicano por violencia doméstica en 2018.

En la frontera norte el refuerzo histórico es Óliver Pérez, el mexicano con más temporadas consecutivas en las Grandes Ligas con 19 entre San Diego Padres, New York Mets, Pittsburgh Pirates, Cleveland Indians, Arizona Diamondbacks, Washington Nationals, Houston Astros y Seattle Mariners.

En dicha trayectoria, el también sinaloense consiguió 696 juegos, 195 como abridor y con 1,545 ponches; en la temporada 2004, tuvo la cuarta mejor cuota de strikeouts de la Liga Nacional defendiendo a los Pirates.

Con 39 años, el zurdo regresa a jugar a la LMB, donde tuvo participación en su adolescencia con los Leones de Yucatán en el año 2000. Su relación con los Toros se concretó en 2017, cuando los tijuanenses compraron su carta y esto les dio la exclusividad para cuando decidiera dejar el beisbol de Estados Unidos.

El último sueldo de Óliver Pérez en las Grandes Ligas fue de 2.5 millones de dólares anuales con los Cleveland Indians, pero entre 2009 y 2011 alcanzó su máximo salario con los Mets, ingresando 12 millones por temporada, de acuerdo con los datos de Spotrac.

Pérez se une al dominicano Fernando Rodney y al venezolano Yangervis Solarte como refuerzos de Tijuana procedentes de las Grandes Ligas; Rodney incluso ganó un campeonato de Serie Mundial con los Nationals en 2019.

Los otros refuerzos procedentes de MLB son Adrián González y Justin Grimm con los debutantes Mariachis de Guadalajara, Yasiel Puig con El Águila de Veracruz, Bartolo Colón y Addison Russell con los Acereros de Monclova, así como Gorkys Hernández con los Pericos de Puebla.

Entre todos suman 110 temporadas de experiencia en las Grandes Ligas, siendo el dominicano Bartolo Colón el que más duró con 21 años, seguido del mexicano Pérez (19) y del también dominicano Fernando Rodney (17), mientras que el oriundo de Florida, Russell, es el que menos tiene, ya que solo jugó cinco años con los Chicago Cubs.

deportes@eleconomista.mx