El Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) reclamó más empeño de la FIFA con una copa del mundo verde, en un estudio lanzado el martes en Brasilia que analiza el desempeño de Sudáfrica en 2010 y evalúa los retos de Brasil para el Mundial de 2014.

"El esfuerzo invertido en gestión ambiental no es suficiente. Esa cuestión merece seria consideración por parte de la FIFA", indica el estudio, que según la Federación Internacional del Futbol podría imponer más requisitos al respecto

"La FIFA debe considerar compensar su propia huella de carbono (emisión de gases nocivos al clima) e incentivar a sus socios a hacer lo mismo", señala el estudio, financiado por el Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF).

El estudio revela los esfuerzos que Sudáfrica hizo para minimizar y compensar las emisiones, y destaca entre las áreas más exitosas la eficiencia energética y el transporte. Pero también destaca que mucho más se habría conseguido si las medidas de sustentabilidad hubierann sido pensadas con más tiempo.

Para el portavoz del PNUMA Nick Nuttall, los Juegos Olímpicos han superado al futbol en su compromiso con el medio ambiente, aunque, tras el empeño de Alemania y Sudáfrica en esa área, "creo que el medio ambiente está más en el firmamento de la FIFA".

La organización mundial del futbol "se está involucrando más", dijo.

Brasil se ha comprometido a presentar la primera copa del mundo en la que todos los estadios tendrán certificado verde, informó el coordinador de Sustentabilidad para la Copa brasileña, Claudio Langone.

Esas certificaciones tienen en cuenta aspectos como la reutilización de material de demolición, iluminación y energía eficiente y gestión del agua. Otro objetivo brasileño es la inclusión social, que vincula al medio ambiente.

El PNUMA firmó un acuerdo con el gobierno brasileño para ayudar a tornar verdes el Mundial de 2014 y los Juegos Oímpicos de Río de Janeiro-2016. El país todavía no ha definido las metas ambientales, aunque trabaja en esa área desde 2009.

EISS