Rafael Nadal, número uno del mundo, ganó por decimoprimera ocasión el Torneo de Barcelona e al batir con rotundidad a la gran sorpresa de la competición, el griego de 19 años Stefanos Tsitsipas (63º mundial), por 6-2 y 6-1.

El español logró el 55º torneo en tierra batida de su carrera —el 77º contando todas las superficies—, extendiendo a 46 su actual récord de sets ganados de forma consecutiva. Por 401 partidos que ha ganado Nadal en su superficie favorita, sólo acumula 35 derrotas.

“Gracias a todos por hacer que el torneo sea tan especial y especialmente a mi familia, que ha estado conmigo incluso cuando las cosas no han sido tan fáciles”, señaló el español en su discurso. Antes la organización le dedicó un video de sus 11 trofeos.

“Es muy emocionante ver este video. Nunca soñé hacer una carrera como la que tengo”, dijo el campeón de 16 torneos del Grand Slam en el centro de la pista que lleva su nombre.

“El año pasado hicieron un video por mis 10 títulos aquí, ahora otro por los 11, me hace sentir que estoy envejeciendo”, añadió el jugador de 31 años.

Nadal, que ganó hace una semana en Montecarlo, es el gran favorito para lograr por 11ª vez Roland Garros en un mes (27 mayo-10 junio). Antes intentará mantener su reinado en el polvo de ladrillo en los torneos Masters 1000 de Madrid y Roma.

Tsitsipas, en la primera final de su carrera, no encontró la manera de hacer daño a Nadal. Su excelente recorrido en la ciudad española le servirá para entrar en el top 50, una posición inédita para un jugador griego.

“Tienes un gran futuro”

Otro dato habla de la gran explosión de Tsitsipas, que en el camino hacia la final batió al austriaco Dominic Thiem (7º mundial) y al español Pablo Carreño (11º): es el finalista más joven en Barcelona desde Nadal en el 2005.

El joven tenista ateniense, el primer griego en una final de la ATP desde Nicholas Kalogeropoulos en 1973 en el Torneo de Des Moines, aguantó en pista 77 minutos.

“Stefanos, has tenido una semana increíble, tienes un gran futuro y te deseo mucho éxito”, le dedicó Nadal a un tenista que en la víspera se felicitó por tener “una clase gratuita” con el rey de la tierra batida.

Este domingo, en la primera manga, tras una buena salida de Tsitsipas, Nadal guardó con facilidad su servicio y logró dos roturas —ambas con juego en blanco—, aprovechando los muchos errores del griego, especialmente con su revés.

En el segundo set la diferencia entre los dos tenistas se amplió. Nadal quebró el saque en el juego inaugural, otra vez en blanco, y luego caminó con autoridad al triunfo. Con 3-0 en contra Tsitsipas tuvo sus tres únicas bolas de rotura, pero las falló y Nadal se situó 4-0, preámbulo de su triunfo en la Ciudad Condal.