"En el vestuario, en el descanso, nos dijimos 'vamos a darlo todo' y eso es lo que hicimos, luchamos todos", aseguró Wesley Sneijder.

El jugador del Inter de Milán señaló como una de las claves "presionar a la defensa brasileña" para forzar sus errores, que a la postre han acabado llegando. "Ha sido fantástico", sentenció.

"Estamos entre los cuatro mejores del mundo y después de ganar a Brasil en cuartos de final, hay que estar encantados, pero en los próximos días tendremos que volver a concentrarnos", afirmó en referencia al partido entre Uruguay y Ghana que determinará su rival en semifinales.

Por su parte, Bert Van Marwijk, asumió el pobre juego de su equipo durante los primeros 45 minutos: "En los primeros 20 minutos, estaba feliz de ir perdiendo sólo por 1-0", resultado con el que se llegó al medio tiempo.

"Le dije a Frank De Boer, my ayudante, que teníamos una una segunda parte para demostramos lo buenos que somos", afirmó el preparador holandés. "Hoy nos iremos de fiesta y después a empezar otra vez a luchar", añadió Bert van Marwijk.