El extremo de Inglaterra Joe Cole pidió este sábado a sus compatriotas, a través de la BBC, que cesen de calificar como 'dorada' a su generación, porque ésta "no ha ganado nada", aunque ahora tenga la ocasión de reivindicarse en el Mundial de Sudáfrica.

"No nos gusta que nos llamen la 'Generación dorada'. Esto fue algo impuesto. No nos gusta porque no hemos ganado absolutamente nada. Me acuerdo del equipo de Portugal que fue bautizado de la misma manera (la generación de Luis Figo), y tampoco nunca ganó nada", declaró Cole la víspera de los octavos de final del torneo ante Alemania.

"Queremos ganar algo. Entonces, la gente podría llamarnos así de manera legítima", continuó el jugador destituido por su club, el Chelsea, al final de la última temporada.

"Pienso que podemos hacerlo esta vez. Nunca lo había sentido tan cerca en los torneos precedentes. Siempre nos dijimos que podemos lograrlo, pero esta vez creo que llegó la hora" de hacerlo, según Cole.

"Jugamos un gran partido ante Eslovenia y saltamos de impaciencia ante la idea de pasarle por arriba a Alemania", continuó el jugador.

Desde hace más de diez años, la 'generación dorada' es el mote dado en Inglaterra a los jugadores que hoy, en plena madurez, tienen entre 30 y 35 años de edad, o sea, aquellos futbolistas que liderados por David Beckham han fracasado en todos los torneos internacionales que han disputado.