París.-El número dos del tenis mundial, el serbio Novak Djokovic, afirmó este viernes en una rueda de prensa en París que no se siente invencible y que es consciente de que "no será fácil" conquistar el torneo de Roland Garros, que arranca este domingo en la capital francesa.

"No me siento invencible y no creo que vaya a ser fácil", comentó el jugador serbio, invicto en lo que va de 2011, donde ha encadenado 37 victorias en el arranque de la temporada, llegando a derrotar al número uno español Rafa Nadal en cuatro finales (Indian Wells, Miami, Madrid, Roma).

"Lo importante ahora es acostumbrarme a las condiciones de juego, a la pista, a cómo jugar aquí. Ir partido a partido es la actitud correcta", apuntó el jugador balcánico, que en la primera ronda se medirá al holandés Thiemo De Bakker, según determinó este viernes el sorteo.

Djokovic, reciente campeón de dos Masters 1000 en tierra batida, en Madrid y Roma, confirmó que se siente en un gran momento anímico y de forma, y que las sensaciones antes de afrontar Roland Garros son muy buenas.

"Me siento bien. Llegué ayer (jueves) por la tarde a la ciudad, después de estar descansando. Me estoy sintiendo muy bien, entrené esta mañana y lo importante es mantener la forma y conseguir fuerzas. Se necesita energía para un torneo así", señaló.

El serbio, que podría terminar Roland Garros como número uno de la ATP, insistió en la importancia de controlar el aspecto físico y en que por ello ha preparado un programa de competición muy controlado, ya que en 2010 terminó de competir ya entrado diciembre, al disputar la final de la Copa Davis.

"No tuve mucho tiempo para la recuperación física el pasado año, terminé muy tarde de jugar. Por eso tuvimos que hacer un buen programa, trabajando la base física", explicó. "Hicimos un buen trabajo, teniendo en cuenta las circunstancias y el poco tiempo que teníamos", apuntó.

Sobre las nuevas bolas con las se jugará Roland Garros, admitió que las ve "muy rápidas" y que benefician a los buenos sacadores.

"Son muy, muy rápidas, son muy difíciles de controlar. Pueden beneficiar a los que sacan mejor, pero no deja de ser un torneo de tierra batida, hay que confiar en las habilidades físicas y técnicas de cada uno", dijo.

Djokovic estimó que el circuito masculino está en un momento de gran renovación, después de años de dominio de Roger Federer y Rafael Nadal, y que hay una nueva generación llamando a la puerta y que va a cambiar mucho el panorama del tenis en los próximos años.

En Roland Garros, no se ha visto especialmente beneficiado por el sorteo, donde su primer rival será el holandés De Bakker y donde podría tener como rival en la tercera ronda (dieciseisavos) al argentino Juan Martín Del Potro (N.25), ex número cuatro mundial y campeón en 2009 del US Open.

En octavos esperaría el francés Richard Gasquet (N.13), uno de los jugadores más en forma sobre tierra batida y recientemente semifinalista en Roma, mientras que en cuartos el adversario podría ser el checo Tomas Berdych (N.6), semifinalista en París el año pasado.

En una eventual semifinal, el azar quiso que el suizo Roger Federer (N.3), campeón en 2009, quedará en su lado del cuadro, por lo que podría ser su adversario en la búsqueda de la final.

BVC