Las estimaciones indicaban que la pista del Autódromo Hermanos Rodríguez debió recibir mantenimiento en el 2016 por el hundimiento paulatino de la zona, pero “está en muy buenas condiciones”, asegura el ingeniero Christian Epp, director de Tilke América, la compañía que se ha encargado de construir la mayoría de los circuitos de F1.

Esto significa que no han gastado recursos en remodelaciones y de acuerdo con los organizadores no tienen planeada una a futuro.

“Tuvimos que eliminar todo lo que hay (capas de asfalt0) y hacer lo más liviano posible. Se colocó tezontle y se creó algo muy liviano, son tres años y la pista está en muy buenas condiciones. El promotor nos pidió que le garantizáramos dos años y era muy difícil por el tipo de suelo”, dice Christian Epp. También explicó que cada capa de asfalto que se coloque empeora la situación y entre más capas, es más pesado.

La más reciente remodelación del Autódromo Hermanos Rodríguez se destinó 65 millones de dólares en el 2014. El director de Tilke America explicó que, si se realizara una garantía ilimitada de la pista, los organizadores deberían tener un presupuesto “ilimitado”.

En relación con las exigencias de Fórmula Uno en el tema de la seguridad, el director de Tilke América, dijo que todas las pistas deben cumplir con el reglamento establecido de la Federación Internacional de Automovilismo y por ello no hay tantos cambios entre una y otra.

La tesis universitaria del ingeniero Oscar Fernández fue lo que originó la construcción de Autódromo Hermanos Rodríguez, quien recabó información en manuales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, ya que ellos tenían los aviones más veloces en la década de los años 40, en donde contenía datos sobre pavimentos, factores de impacto de ruedas, hundimiento entre otros datos y esto lo adapto a automóviles.

“El ingeniero Gilberto Valenzuela, director de Obras Públicas, le presentó la tesis a Adolfo López Mateos y autorizó la construcción sobre lo que eran los pantanos del lago de Texcoco”, comentó Oscar Fernández.