No merecíamos ser campeones de nuevo jugando así, admitió Joachim Löw al responsabilizarse este miércoles de la eliminación de Alemania en la primera fase del Mundial Rusia-2018, la peor presentación histórica de la 'Mannschaft' en las Copas del Mundo.

"Asumo la responsabilidad por esto. Tengo una gran decepción interior. Nunca pude haberme imaginado este resultado ante Corea. No merecíamos volver a ser campeones del mundo o seguir avanzando jugando así", dijo Löw en rueda de prensa en Kazán.

Alemania, tetracampeona del mundo y defensora en Rusia del título de Brasil-2014, fue eliminada al caer 2-0 con Corea del Sur en el cierre de la tercera y última fecha del Grupo F, donde Suecia y México avanzaron a los octavos de final.

"El equipo lo intentó varias veces, no perdimos por falta de voluntad. Nunca pudimos estar al frente del grupo, siempre corriendo desde atrás. Hoy intentamos todo, nos arriesgamos, pero estuvimos durante todo el torneo sin claridad, lo que normalmente tenemos. Es por eso que merecimos ser eliminados", agregó.

Kim Young-gwon (90+2), con un gol en el área chica que tuvo que ser validado por videoarbitraje por presunto fuera de juego, y Son Heung-min (90+6) en un furibundo contragolpe luego de una pelota que Manuel Neuer perdió jugando en campo contrario, sentenciaron el adiós del campeón del mundo.

La 'maldición' que sacudió a España en Brasil-2014, donde defendía el título del 2010, alcanzó a los teutones, convirtiéndolos en el sexto seleccionado que gana un Mundial y en el siguiente cae en la fase de grupos.

En Sudáfrica-2010, Italia, campeona en el 2006, no pasó el corte en el Grupo F y en el 2002, en Corea del Sur y Japón, Francia, monarca de la Copa que organizó en 1998, también se estancó en la primera ronda en el Grupo A.