Novak Djokovic es el número uno del ranking de la ATP y no está de acuerdo con algunas medidas del protocolo sanitario que pide el gobierno de Australia a los extranjeros que ingresan al país. El tenista serbio hizo su petición de manera formal con una carta a Craig Tiley, director del Australian Open.

Entre las peticiones pide rebajar los días de aislamiento para los jugadores, ver a los entrenadores, que los organizadores les hospeden en casas con canchas de entrenamiento, material fitness, comida decente acorde al nivel del torneo y de un deportista de élite.

"La gente es libre de proporcionar una lista de demandas, pero la respuesta es no. Las reglas se aplican a ellos como se aplican a todos los demás y todos fueron informados sobre eso antes de que vinieran y esa fue la condición en la que vinieron. Aquí no hay un trato especial, porque el virus no te trata especialmente. Todavía hay mucho tiempo para las dos semanas de cuarentena y entrenar antes del 8 de febrero, antes de que comience el torneo", explicó Daniel Andrews, primer ministro de Victoria.

Australia ha reducido a la mitad el número de personas que pueden regresar al país cada semana a medida que aumentan los casos de coronavirus, tanto que la aerolínea Emirates suspendió indefinidamente los vuelos a Sídney, Melbourne y Brisbane.

Los australianos cuestionaron que el gobierno diera cabida a 1,200 tenistas y sus equipos de apoyo para el Abierto de Australia, pero no a sus propios ciudadanos. Funcionarios en el estado de Victoria respondieron que la organización del torneo no perjudicó a los australianos varados.

"Nadie ha sido excluido de otras jurisdicciones en Victoria en virtud de que el Abierto de Australia sigue adelante. Son decisiones separadas que se toman por sus propios méritos", dijo Brett Sutton, director médico de Victoria.

Los jugadores afectados no podrán salir de sus habitaciones de hotel para entrenar durante 14 días, creando un periodo de preparación al torneo. Los que cumplen un régimen de cuarentena menos riguroso podrán entrenar cinco horas al día. Las sesiones al aire libre comenzaron el  lunes, y en un grupo pequeño de jugadores que aterrizó en Adelaida están Serena Williams, Naomi Osaka, Novak Djokovic y Rafael Nadal.

redaccion@eleconomista.mx