Abuya.-La selección argentina de futbol, con un plantel sin ninguna de sus grandes estrellas, sufrió una dura derrota por 4-1 este miércoles en Abuya, en un partido amistoso ante Nigeria, en su regreso a Africa por primera vez desde su caída en cuartos del Mundial-2010.

En aquella ocasión recibió un 4-0 de Alemania y esta vez el equipo repitió un marcador similar, tras recibir un 'doblete' de Ike Uche (10 y 39) y los tantos de penal de Victor Obinna en el 27 y de Emmanuel Echenike (52). En el descuento final, Mauro Boselli maquilló el desastre de penal (90+9).

El grupo de jugadores con el que viajó el seleccionador Sergio Batista a Nigeria, en su mayoría jóvenes, mostraron una pobre imagen, que intentarán cambiar el domingo en otro encuentro amistoso, ante Polonia en Varsovia.

El revés no es especialmente preocupante de cara a la disputa en julio de la Copa América, donde la albiceleste será la anfitriona, ya que de los jugadores que participaron en el encuentro, sólo dos, Ezequiel Garay y Pablo Zabaleta, tienen opciones de estar en la lista definitiva para la gran cita continental.

Nigeria consiguió la primera victoria en categoría absoluta sobre Argentina, en su cuarta confrontación, y se cobra una pequeña revancha del triunfo de los sudamericanos hace casi un año, en el primer partido de ambos en el Mundial disputado en Sudáfrica, donde un tanto de Gabriel Heinze fue decisivo (1-0).

En esta ocasión, el partido fue muy diferente. Argentina pareció comenzar bien, llevando cierto peligro con un centro con veneno de Emiliano Insúa (8), que se perdió por la línea de fondo, pero todo fue un espejismo y los experimentados jugadores nigerianos se hicieron con el control del juego.

El primer tanto llegó en el 10, cuando el atacante del Zaragoza español Ike Uche recibió en el área un balón en largo, controló y pegó al balón, que tocó en Garay y descolocó al arquero Adrián Gabbarini, que no pudo evitar el tanto.

Nigeria se creció y siguió avisando, primero con una falta lejana bien orientada de Taye Taiwo, que envió alto por poco (17) y luego con un centro-chut de Victor Anichebe (20), que salvó con apuros el portero de Independiente.

El segundo llegó en el 27, cuando una falta de Federico Fazio sobre Anichebe fue sancionada por el árbitro nigeriano con un penal, que transformó con facilitad Obinna, jugador del West Ham y una de las estrellas locales.

Argentina, muy descoordinada entre las líneas, apenas inquietó y sólo Nicolás Gaitán (37) pudo reducir el margen, pero controló mal tras el saque rápido de una falta, en una jugada que le hubiera dejado mano a mano con el portero Vincent Enyeama.

Los nigerianos consiguieron el tercero en el 40, cuando Taiwo lideró una contra, colgó un balón en el área, que remató solo de cabeza Ike Uche.

En la segunda parte, Argentina tuvo un conato de reacción y Tino Costa, con un disparo de falta, estrelló el balón en el palo derecho (51), pero Nigeria respondió con un nuevo zarpazo: en una contra, Emmenike, del Fenerbahóe turco, vio a Gabbarini adelantado y envió una vaselina directa a la red (52).

Con 4-0 ya en contra, los nigerianos bajaron la intensidad en su presión y los muchachos de Batista, noqueados, siguieron sin llevar peligro.

En la recta final, los africanos pudieron conseguir el quinto en una ofensiva liderada por Ahmed Musa, que buscó sin encontrar a Uche en el segundo palo (82).

En un tiempo de descuento inexplicablemente extendido, Argentina aprovechó en el 90+9 para lograr su única diana, por medio de un penal transformado por Mauro Boselli, que no evitó la pesadilla africana, de la que el equipo tratará de despertar el domingo en Polonia.

BVC