Necaxa parece ir firme hacia la Primera División. El conjunto de Aguascalientes pegó primero en la final de la Liga de Ascenso tras imponerse 3-0 al León, resultado que le permitió llegar a 29 partidos invicto y colocarse a tan sólo 90 minutos de un inmediato regreso al Máximo Circuito.

Parecía que ayer hidrorayos y esmeraldas protagonizarían un duelo ríspido, cortado, sin emociones en los arcos, pero poco a poco los dirigidos por Omar Arellano comenzaron a hacer valer su condición de local hasta que al 29’ Paulo César Chávez recibió servicio desde el costado izquierdo, controló la pelota, levantó la mirada y mandó disparo pegado al palo al que el portero no pudo llegar, tras hacer su recorrido y lanzarse en cámara lenta.

Si Chávez se encargó de iniciar la fiesta en el Victoria, nueve minutos después, todo Necaxa dio una cátedra de cómo se debe llevar un contragolpe. Javier Saavedra tomó la pelota en propia cancha, la condujo a toda velocidad y después hizo un cambio de juego para Juan Hernández Junior, quien tras levantar la mirada puso el balón en el filo del área chica para que Mauricio Romero se lanzara de palomita y marcara el segundo.

El tanto de Romero terminó con una sequía personal de dos meses, justo en el momento más importante para los rayos.

Para el inicio del segundo tiempo, luego de una decisión errónea de los árbitros, León se quedó con un hombre menos tras la expulsión de Alejandro Corona, y con nueve elementos con la segunda amarilla de Mateo Figoli.

Juan Carlos Mosquera hizo la jugada del partido al quitarse a toda la defensa esmeralda, ingresar al área y disparar con clase, pegado al palo, para conseguir el tercero que tuvo aroma a Primera División. La vuelta es este sábado a las 8 de la noche.