El español Rafael Nadal, número dos mundial, ganó su octavo título consecutivo en el Masters 1.000 de Monte Carlo al arrollar en la final a su máximo rival, el serbio Novak Djokovic, número uno mundial, en dos sets, 6-3 y 6-1.

La cifra de ocho títulos seguidos es un récord en el circuito ATP y nadie antes que Nadal había logrado ganar más de tres veces en Mónaco. El español también se convierte en el primer jugador en ganar 20 Masters 1.000, superando por un título al suizo Roger Federer.

Nadal terminó además con una serie de siete derrotas consecutivas contra el serbio; todas, en finales. Su última victoria contra Djokovic remontaba al Masters de Londres del 2010.

En Monte Carlo, el de Manacor lleva ahora 42 victorias seguidas en un torneo en el que sólo perdió una vez, en el 2003 contra el argentino Guillermo Coria.

Djokovic, que en el 2009 ya perdió contra Nadal en este mismo torneo, no consiguió ayer perturbar a su rival, quien aprovechó una pista lenta por su cercanía al mar y el viento para desplegar su juego.

El serbio, anímicamente tocado por el fallecimiento de su abuelo esta semana, mostró en varios momentos su nerviosismo durante el partido, en el que no llegó al nivel de los últimos duelos con Nadal.

No quiero sacar ningún mérito a la victoria de Rafa; mereció ganar hoy, fue el mejor. Pero la verdad es que emocionalmente no me quedaba energía. Físicamente estaba allí, mi juego no fue bueno en toda la semana, tuve un mal día , dijo el serbio tras la derrota.

Los intentos de Djoko de hacer correr a su rival toparon con la férrea defensa de Nadal, que sólo tuvo que defender una bola de break (que perdió).

Nadal llevaba sin ganar un título desde su victoria en Roland Garros el año pasado y su último trofeo en tierra batida había sido en Tokio, en octubre del 2010.

Con este trofeo 47 en el circuito ATP, Nadal sale bien preparado para la próxima cita en París en el torneo de Roland Garros (27 de mayo-10 de junio), certamen en el que intentará batir el récord de Bjorn Borg con un séptimo título.

La presión está ahora sobre las espaldas de Djokovic que, en las próximas semanas, tendrá que defender sus dos títulos ganados el año pasado en tierra batida, en los torneos Madrid y Roma (en ambos ganó a Nadal en la final).

En la final de dobles de este año en Monte Carlo, la victoria fue para la pareja estadounidense formada por Bob y Mike Bryan, jugadores que superaron al bielorruso Maxim Mirny y al canadiense Daniel Nestor en dos sets, por 6-2 y 6-3.