La sanción de Lane Johnson concluyó. El jugador de los Philadelphia Eagles tuvo que destinar seis de cada 10 dólares de su salario para cubrir las multas por consumo de sustancias que mejoran el rendimiento (4.7 millones de dólares); además fue suspendido por 10 encuentros.

La multa que recibió Lane es la más alta que ha impuesto la NFL en lo que va de la temporada. Al menos la sexta parte de los jugadores que integran las franquicias de la liga han recibido algún castigo y en consecuencia se ha acumulado un total de 32.2 millones de dólares este año.

En las últimas cinco temporadas -contando la actual- la liga sancionó a 1,204 jugadores y recaudó 109.1 millones de dólares. En comparación con la temporada anterior, el monto creció 45 por ciento.

Son los jugadores de los Eagles los que más dinero han desembolsado por concepto de sanciones al acumular seis, por un total de 4.8 millones de dólares. La organización con más multas son los New York Giants, con 15 (615,287 dólares). Los jugadores que menos son los de Tampa Bay, con sólo dos.

Alguien como Odell Beckham Jr., el receptor abierto de los New York Giants, que disputa su tercera temporada en la liga, lo han multado en cinco ocasiones, con lo cual acumula 108,926 dólares. Odell, de 24 años, indicó a principios del año que lo multaban por todo. Me multan por sonreír , justificó.

Las tres multas más recurrentes en la temporada son: conducta antideportiva, con 43 casos; rudeza contra el mariscal de campo, con 29 casos, y abuso de sustancias, con 22. Los que comenten más faltas según los reglamentos de la liga son los receptores abiertos, en segundo lugar los esquineros y el tercer sitio lo ocupan los linebackers.

En el portal de la NFL se indica que las multas tienen por objeto proteger a los jugadores de todo riesgo innecesario, promover su seguridad y hacer hincapié en el espíritu deportivo y el respeto por los compañeros de equipo, los oponentes, los entrenadores, los árbitros y los fanáticos .

El rubro por el que más dinero se recauda son los castigos de consumo de sustancias prohibidas o que mejoran el rendimiento, con 26 millones de dólares y 47 casos. En comparación con las cinco temporadas anteriores los casos incrementaron.

La liga destina el dinero que recauda por las multas a NFL Player Care Foundation, organización que ayuda a los jugadores retirados a mejorar su calidad de vida, además de brindarles asistencia médica, emocional, financiera, social y comunitaria, y a Gene Upshaw Players Association’s Players Assistance Trust, que se dedica a ayudar a los exjugadores con problemas financieros a consecuencia de una crisis o por situaciones médicas. También colabora para que continúen con sus carreras universitarias.

De acuerdo con el portal de la NFL, desde el 2012 los mínimos de las multas aumentan 5% según lo estipulado en el Convenio Colectivo de la NFL.