Sao Paulo. El Mundial 2014 en Brasil será el más cara de la historia, con gastos del orden de los 40,000 millones de dólares, según un sondeo de la Consultoría Legislativa del Senado local.

Sin embargo, la cifra fue considerada sin "ningún fundamento" por el secretario de Deportes, Orlando Silva.

"Nuestro país, dueño de varios registros en el futbol mundial, ya tiene uno más: el Mundial más caro de todos los tiempos", aseguró Alexandre Guimaraes, consultor legislativo del Senado para las áreas de Turismo y Deporte.

En la cuenta están incluidos los 33,000 millones de reales anunciados por la presidenta Dilma Rousseff para obras de infraestructura de la Copa, 7,000 millones para gastos en estadios por parte del sector público y 20,000 millones que serán puestos a disposición por el estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para financiar el tren bala entre Río de Janeiro y Sao Paulo.

En total, se alcanzarían los 38,000 millones de dólares, de acuerdo a la cotización de la moneda estadounidense del miércoles.

El tren bala, en tanto, no estará listo para el Mundial del 2014 y su operación durante los Juegos Olímpicos del 2016 no es una exigencia para la empresa que gane la licitación.

Aún así, los valores a ser gastados por Brasil aún serían mucho mayores que los 8,000 millones de dólares que, según Guimaraes, desembolsó Sudáfrica para organizar el evento del 2010, hasta hoy el más caro de la historia, entre estadios y obras de infraestructura.

"El número específico para la Copa (excluyendo gastos con infraestructura) va a sobrepasar fácilmente a Sudáfrica, que fue la (Copa) más cara hasta ahora", dijo el consultor.

El secretario Orlando Silva rebatió el sondeo de la Consultoría Legislativa del Senado y sostuvo que el número de 40.000 millones de dólares indicado por Guimaraes es "cabalístico" y sin "ningún fundamento".

"La Copa del Mundo es un estímulo, es un catalizador, un mecanismo que hace que el país anticipe inversiones que, tarde o temprano, tendría que hacer para mejorar a sus ciudades", declaró Silva durante un programa de televisión.

Para el secretario, "no es justo colocar en la cuenta de la Copa" aquellas inversiones en áreas que no tendrán un vínculo directo con el evento.

"Lo que tiene que colocarse en la cuenta de la Copa son las inversiones en estadios, las inversiones en temas operacionales para la realización del Mundial", sostuvo.

Para Guimaraes, en tanto, fue el Gobierno el que colocó todas las inversiones en la misma rúbrica de la Copa del Mundo.

La Consultoría Legislativa del Senado es la encargada de producir estudios y notas técnicas para esclarecer temas de relevancia para el Congreso brasileño.

EISS