Por primera vez en 40 años, fue permitido el acceso a las mujeres iraníes a un estadio de futbol. Cerca de 4,000 aficionadas asistieron al encuentro entre su país y Camboya.