La española Garbiñe Muguruza se consagró campeona del Abierto de Tenis de Monterrey el domingo, tras vencer en la final a la húngara Timea Babos en tres sets con parciales de 3-6, 6-4 y 6-3.

Muguruza, primera sembrada, vino de atrás y logró la victoria sobre Babos, cuarta preclasificada, en 2 horas, 20 minutos y 52 segundos.

“Me siento tan identificada con México, me han abierto las puertas tanto; muchas gracias por haber venido. Es la tercera vez que estoy aquí y quiero volver”, compartió la tenista al recibir el trofeo.

Babos y Muguruza tuvieron dificultades para sostener su servicio en los primeros cuatro juegos y fue la española, con una doble falta, a quien le rompieron el saque por primera vez.

La húngara se adjudicó la manga inaugural y parecía que también se llevaría la segunda tras avanzarse por 2-0. Sin embargo, Muguruza elevó su nivel, emparejó la pizarra y ganó el set con un rompimiento.

La española lució muy controlada en el tercero, mientras que la desconfianza y el coraje se manifestaron en el juego de Babos, finalmente derrotada.

“Ha sido un partido muy difícil porque Timea ha estado jugando muy bien, ha tenido un saque muy fuerte. El primer set se me escapó y enseguida cogió un break, entonces empezar perdiendo una final es difícil mentalmente porque lo que quieres es ganar, pero contenta porque no dejé de perder la esperanza y el público me dio fuerza, empecé a jugar mejor y terminé ganando 6-4 el segundo set, eso me dio más vida”, añadió.

De esta manera, Muguruza (3/WTA) mantiene su dominio total sobre Babos (44/WTA) con cinco triunfos sin derrota, y se adjudicó el sexto título de su trayectoria en singles.

En la final de dobles, la pareja integrada por la británica Naomi Brady y la española Sara Sorribes se impuso en tres sets con parciales de 3-6, 6-4 y 10-8.