Utah enfrenta el último periodo del encuentro contra New Orleans con una diferencia de cuatro unidades. Es 1 de diciembre del 2017 y Donovan Mitchell se encarga de que la distancia no incremente y en los dos últimos minutos del juego colabora con siete unidades que le permite a su equipo sumar su décimo segunda victoria.

Aquella noche, Donovan encestó 41 puntos y fue el séptimo novato en la historia del Jazz que logra más de 30 unidades en un partido. El chico que porta el número 45 comenzó temporada promediando 9.3 unidades en el mes de octubre y la concluyó aportando 22.5, en el mes de abril. Es decir, su efectividad en los tiros incrementó 10% en ese periodo.

En lo que se ha disputado de los playoffs, se ha convertido en un jugador clave, al ser el que genera la cuarta parte de las unidades que promedia el equipo por encuentro (27.5). Es el mismo chico que acudió al campamento previo al draft con el objetivo de identificar los aspectos en los que debía trabajar y continuar en la universidad. “Nunca hice maletas. Iba a regresar para mi tercer año”, declaró el basquetbolista a ESPN. Pero en el draft del 2017 fue seleccionado en la primera ronda (pick 13), situación que no esperaba.

Utah cambió el pick 24 y a Trey Lyles con Denver, para obtener a Donovan. Dennis Lindsey, gerente general, justificó que ese movimiento en particular lo hizo porque sabía que encajaría en el sistema y cultura del Jazz.

Al comparar la actividad que tuvieron durante la temporada los jugadores que fueron seleccionados antes que él, Donovan fue el segundo novato que más partidos disputó y en Utah se colocó como el jugador que más puntos le aportó durante la campaña (20.5), sitio que ocupó Gordon Hayward del 2013 al 2016.

Lo hecho con la organización le valió a Mitchell ser nombrado cuatro ocasiones sucesivas como el novato del mes de la Conferencia Oeste, con lo cual se convirtió en el primer jugador de la organización en lograr dicha distinción y la última vez que se registró un caso similar en la liga fue con Karl-Anthony Towns en la campaña 2015-2016.

El español Ricky Rubio describió a Mitchell como un jugador que está dispuesto a aprender, humilde, conoce el juego y quien ha mejorado en un periodo corto.

Pero en los planes de Donovan no estaba jugar baloncesto, aunque lo practicaba, su interés estaba centrado en el beisbol, porque su papá jugó en ligas menores y una fractura en la muñeca hizo que sus planes cambiaran. Entonces, dejó de ocupar la posición de shortstop en el diamante para ocupar la de escolta en las duelas.

“Creo que es un gran jugador de baloncesto que dedica mucho tiempo y esfuerzo a su juego”, mencionó Rick Pitino, coach de Louisville.

En tanto, Donovan ha declarado que su rutina no ha cambiado, hace la misma cantidad de tiros previo a un juego, canta la misma canción cada que entra a la duela y su desayuno y cena es la misma.

yesme.cortes@eleconomista.mx