Gante, Bélgica.-Varios cientos de personas, entre ellas varios ciclistas, asistieron este miércoles en Gante al funeral del belga Wouter Weylandt, que falleció la semana pasada cuando disputaba el Giro de Italia.

Según las estimaciones de la prensa local, un total de 2,500 personas dieron su último adiós al fallecido.

Corredores de la formación Leopard Trek, compañeros de equipo de Weylandt, como el suizo Fabian Cancellara o el luxemburgués Frank Schleck, estuvieron presentes en la ceremonia religiosa celebrada en la iglesia de San Pedro de Gante, que resultó ser demasiado pequeña para la gente que acudió al funeral.

El belga Tom Boonen, ex compañero de equipo de Weylandt en el Quick Step, el velocista estadounidense Tyler Farrar, el mejor amigo del fallecido, y la leyenda belga Eddy Mercks, también estuvieron presentes en el acto.

Durante la ceremonia, los compañeros de equipo de Weylandt se situaron cerca del féretro, blanco y rodeado con cuatro grandes fotos del ciclista muerto.

Dos pantallas instaladas en el exterior del edificio permitieron ver el acto al público presente fuera de la iglesia.

Farrar habló este miércoles de Weylandt como "un hombre siempre de buen humor y muy carismático", mientras que el belga Iljo Keisse expresó el "insoportable vacío" que dejó la muerte de su amigo.

Wouter Weylandt perdió la vida el pasado 9 de mayo, con 26 años, tras una caída mortal en el descenso del Passo del Bacco, cuando faltaban 25 kilómetros para la llegar a la meta de la 3 etapa del Giro.

Fuentes médicas indicaron que el corredor falleció "inmediatamente" después de su caída, por lo que "no sufrió", según los términos del doctor Armando Manucci, autor de la autopsia que se realizó al deportista el pasado 10 de mayo.

BVC