La cancelación del partido entre Los Angeles Rams y Kansas City Chiefs significará una pérdida por aproximadamente 52 millones de dólares (1,022 millones de pesos) en derrama económica.

La cifra se calculó con los estudios realizados por la firma Ernst & Young, que entregó a la Secretaría de Turismo para las ediciones del 2016 y 2017. Ambos juegos aportaron un total de 104 millones de dólares (2,135 millones de pesos). El partido del 2017 (New England vs Oakland) registró un incremento de 21% en la derrama económica en relación con lo reportado en el encuentro del 2016.

La cancha del Estadio Azteca no cumplió con los estándares de la Liga y tras la evaluación que ésta realizó en conjunto con la Asociación de Jugadores se determinó que el partido programado para el lunes 19 de noviembre se trasladará al Memorial Coliseum de Los Ángeles, casa provisional de los Rams, ya que era el equipo que jugaría como local.

La Secretaria de Turismo a través del Consejo de Promoción Turística (CPTM) desembolsa anualmente 14.5 millones de dólares y el pago se hace en cinco exhibiciones. Hasta el momento se habría hecho el depósito de 10.8 millones de dólares, porque el resto lo paga el gobierno 10 días hábiles posteriores al evento.

El contrato entre la NFL y el CPTM, en el apartado 7 relacionado con la terminación anticipada y suspensión, indica que “en caso de que el proveedor (NFL) dé por terminado este contrato (en el entendido que la terminación se deba a un evento de fuerza mayor y si el Consejo ha pagado la totalidad o parte de la contraprestación por evento respecto a uno que no se llevó a cabo, como consecuencia de la terminación de este contrato, el proveedor deberá rembolsar al Consejo el monto total de la contraprestación por evento que el proveedor haya recibido”.

Además, el rembolso también aplica si la NFL cancela o reubica el partido fuera de México. Se señala que la Liga no tiene la obligación de reponer ningún juego y el dinero que se rembolsa es menos los gastos. Lo cual sería dinero perdido para el gobierno, porque no aplica por los eventos estipulados como de fuerza mayor.

A México todavía le restan tres años de contrato, luego de una renovación que pactó hasta el 2021. Por los seis partidos, significaría para el gobierno mexicano una inversión de 87 millones de dólares.

La inversión en estos partidos promueve la marca México en materia de turismo y muestra la capacidad del país para organizar eventos internacionales.

A la NFL le entregan la operación del inmueble con una semana de anticipación.

“Hasta hace poco, no teníamos ninguna preocupación mayor, pero la combinación de una temporada de lluvias difícil y una agenda de muchos eventos en el estadio han ocasionado daño significativo al campo que presenta un riesgo innecesario para la seguridad de los jugadores y lo hace inadecuado para albergar un juego de NFL”, expresó Mark Waller, vicepresidente de NFL Internacional, a través de un comunicado de prensa.

Ante la cancelación del tercer juego en nuestro país,se genera un impacto negativo. Rodrigo Cobo, director ejecutivo de Talaria, y experto en marketing turístico, mencionó que son cuatro las afectaciones: marca-país, imagen y turismo. Por otra parte, espera que no genere un efecto dominó en otros eventos deportivos, como la NBA o los partidos de las Grandes Ligas.

“Va a existir una serie de consecuencias contractuales, ya veremos el tamaño del impacto. El contrato de la NFL con la marca México también contempla muchos aspectos de pauta publicitaria y habrá muchas cancelaciones. Es terrible que como país no fuimos capaces de solventar un problema de esa magnitud, tiene un impacto como país, en el ingreso de divisas y en la imagen de México internacionalmente. Creo que sí se pone en tela de juicio la capacidad de organizar eventos de esta magnitud”.

•••

La NFL indicó que en los próximos días dará a conocer cómo se realizará el procedimiento del rembolso de los boletos.

La agencia de viajes Mundomex vendió 350 boletos para hospitality; 85% de las personas que compraron dichos paquetes son aficionados que residen en la CDMX y el resto viene del interior del país. Pese a las condiciones de la cancha y las posibles dudas sobre la realización del juego, sus clientes no realizaron ninguna cancelación.

Rafael Nosti, director de Ventas y Eventos Especiales, mencionó que la NFL le indicará sobre el proceso de rembolso de las entradas.

“Considero que no afectará para los siguientes años y afectará en la percepción internacional. A nosotros no nos afecta porque tenemos la licencia con la Liga y nos darán el dinero pagado. En el caso de los que vendieron los boletos por fuera, veremos qué les responderán a sus clientes cuando ya se les cayó el negocio”.

El directivo mencionó que la mayor parte de las pérdidas es con los patrocinadores. El rembolso por concepto de taquilla se estima será 8.08 millones de dólares –no se tomó en cuenta el precio del área de hospitality que era el boleto más caro 356 dólares (7,500 pesos)-. El costo del boleto en promedio para el partido fue de 105 dólares (2,155 pesos).