Arturo Salah (Santiago de Chile, 4 de diciembre de 1949) tiene la autoridad suficiente para hablar del futbol de México y Chile. El entrenador chileno llegó a Monterrey en 1994, justo un año después de que la Selección había ingresado a Sudamérica en la Copa América.

Dirigió a Rayados por dos años y luego regresó una vez más a su país. De Chile lo sabe casi todo, es de las voces que pueden hablar de la intimidad de La Roja, ya que dirigió de 1990 a 1993 a la Selección de aquella nación.

Hoy, México debuta en la Copa América ante Chile. Dos rostros opuestos: el equipo de Luis Fernando Tena llega con una plantilla parchada y los andinos con el autoestima hasta las nubes, luego de la imagen que dejaron en el Mundial de Sudáfrica 2010 y quizás una de las generaciones más talentosas de aquella nación, encabezada por Alexis Sánchez.

Salah aseguró en charla telefónica con El Economista que Sudamérica se ha acercado a Europa en el terreno físico. Destaca la tenencia de la pelota como una de las cualidades que le encantaría ver al campeón del torneo y asegura que México se dio a conocer al mundo futbolístico gracias a su intervención en la Copa América.

Chile fue una de las naciones que, pese a terminar pronto su aventura en Sudáfrica, dejó mejor imagen en el mundo del futbol. Estética es quizás la cualidad que se le alabó a La Roja de Bielsa…

Se hizo un gran trabajo por parte de Bielsa. Se consolidaron muchos jugadores y la generación de futbolistas se conjuntó adecuadamente para hacer un gran Mundial. La verdad es que Chile no es un frecuente en los Mundiales debido a la zona en la que jugamos (Conmebol). Además, esta temporada se ha tenido gran participación de nuestros jugadores en Europa.

Es una Copa América con muchos apellidos de lujo, ¿qué expectativas le genera el torneo?

Siempre en el futbol fueron, son y serán lo más importante los jugadores; sin duda ésta será una Copa América donde el atractivo y la expectativa es muchísima por la gran cantidad de figuras que ya nos han demostrado el nivel que pueden alcanzar. El nivel de juego es altísimo y será agradable para la pupila ver a grandísimos jugadores como Messi, Sánchez, Pato…

¿Qué estilo considera que pueda funcionar en esta Copa América: la estética de Chile, Argentina o Brasil o el poder físico de Uruguay o Paraguay?

Yo espero que la estética sea la que proponga y domine el torneo. Es casi un deseo personal porque yo me identifico con este tipo de juego. La tenencia del balón será lo más importante; el que tiene la pelota soluciona gran parte de sus problemas.

Además, hoy debo hacer otra reflexión: nosotros antes veíamos muy arriba a Europa en la condición física; ahora se ha ido equilibrando. Los países latinos no tienen nada que envidiarle a ningún equipo europeo físicamente.

Se han perfeccionado los métodos de entrenamiento y el apoyo de la ciencia, lo que ha hecho que el futbol sudamericano haya crecido considerablemente.

Llegó usted a México en 1994 para dirigir a Monterrey. ¿Qué opinión tiene personalmente del futbol mexicano y qué opinión se tiene en Sudamérica de nuestro país?

La entrada de México a la Copa América hizo que lograra un salto de calidad. Aquí ha cambiado la visión que se tiene de México, lo ha hecho salir de su aislamiento y le ha permitido tener mucha mayor proyección.

México se puso al nivel y a la altura de los grandes países desarrollados en el futbol de la región. Compite sin problemas con Argentina y Brasil. México ha tenido la cualidad de aprovechar esta oportunidad que se le da. Cuando llegué a México se hablaba de un retroceso en mi carrera. Hoy se habla de evolución. Eso sin duda es una gran ventaja en la percepción y también en la realidad.

¿Qué destaca de las sensaciones con que se vive en la Copa América?

Yo destaco la pasión con que se vive. Creo que en esta zona del mundo el futbol se vive con religiosidad y convocatoria. Ésa es una de las características del torneo.

¿Quién es Arturo Salah?

Director técnico de Chile. Ha dirigido a los clubes locales Colo Colo, Universidad de Chile en dos ocasiones, Huachipato, de donde es técnico actualmente, Cobreloa, Monterrey en México y fue estratega de la Selección Chilena de 1990 a 1993, donde disputó dos copas América.